7 de enero de 2016

Kent School

Antes de comenzar, nos gustaría aclarar que la historia que aquí se cuenta es una traducción del gran trabajo de recopilación realizado por Jürgen Kariger para la página web de la Kent School Association, una asociación de antiguos alumnos del colegio de la que él forma parte.

bing1

Por otro lado, la historia se ha ampliado con la información de la página waldniel-hostert.de escrita por el antiguo profesor Peter Zöhren.

bing3

Todas las fotos históricas que presentamos han sido extraídas de estas páginas y aunque hemos tratado de comunicarnos con ellos para obtener permiso de momento no ha sido posible.

El priorato
 
1930
 
Se cree que los orígenes de la Kent School datan del Siglo XIV, cuando unos monjes franciscanos levantaron su priorato en el pequeño pueblo de Hostert (Alemania).
No existen muchos más datos al respecto, pero sí que hay constancia de que los últimos monjes que ocuparon el lugar llegaron en 1909 y pertenecían a la Orden Franciscana de la Santa Cruz.
Procedían de Waldbreitbach, a unos 150 kilómetros al sureste de Hostert, y gracias a las donaciones de una familia local en tan sólo dos años pudieron comenzar las obras de la iglesia de St. Josefsheim Waldniel.
 
Hostert_1002
 
La iglesia, la escuela y la mayor parte de los edificios se terminaron entre 1912 y 1913.
Pronto comenzaron a prestar sus servicios acogiendo a más de 600 pacientes, la mayor parte de ellos disminuidos psíquicos y entre los que también había numerosos discapacitados y personas con deficiencias de aprendizaje.
 
Franziskaner-Konvent, um 1930
 
Acorde a sus habilidades, los internos trabajaban tanto en la granja como en los numerosos talleres, logrando que la institución fuera prácticamente autosuficiente.
En el terreno lúdico el centro contaba con un coro, una banda de música y un grupo de teatro, convirtiéndose en poco tiempo en un estimado referente cultural de toda la comarca.
 
Theatersaal, um 1930
 
Con la llegada al poder de Adolf Hitler en 1933, el priorato entró en un serio declive que derivó en el cierre de la institución religiosa cuatro años más tarde.
El Partido Nazi y sus acólitos fueron acabando sistemáticamente con la Iglesia Católica en toda Alemania y siempre había algún motivo para imponer impuestos y multas así como para detener a sus miembros con acusaciones de todo tipo.
Los llamados “Procesos de Koblenz” se saldaron con la detención de numerosos monjes bajo la acusación de delitos económicos y sexuales.
También se les negó cualquier ayuda pública y el 23 de mayo de 1937 los últimos hermanos abandonaron el ahora embargado Waldniel Hostert.
 
Propiedad pública
Las autoridades provinciales se hicieron con la propiedad por 600.000 reichmarks, suma ridícula dado que su valor, según rezaba la documentación de la aseguradora, ascendía a casi 2 millones de reichmarks.
 
DSC02774DSC02775DSC02778DSC02841DSC02850DSC02928DSC02956DSC02957DSC02971DSC02981
 
Los nuevos propietarios levantaron tanto un edificio administrativo como pequeñas casas para alojar a los trabajadores que se harían cargo desde ese momento de los pacientes del centro.
 
Hostert_1012
 
Desgraciadamente para éstos últimos, el nuevo orden que pretendía imponer el NSDAP pasaba por la esterilización de las personas con cualquier discapacidad… aunque esta medida duró poco tiempo.
Tras estallar la guerra los gobernantes germanos, que cuestionaban el derecho a la vida de este tipo de pacientes, impusieron una eutanasia programada para todos ellos.
 
DSC03065DSC03145
 
A lo largo de esos siniestros años alrededor de 500 pacientes de la “Waldniel Institution", como se la conocía en ese momento, encontraron la muerte a manos de los “médicos” nazis y al menos otro millar fue trasladado, a fin de cubrir las huellas de los crímenes, a diferentes instituciones con los mismos propósitos.
Pero quizá lo más terrible fue la apertura, en 1942 y en uno de los antiguos edificios del priorato franciscano, de la denominada “División Especial Infantil” a cargo del infame doctor Hermann Wesse.
 
Dr_med__Hermann-Wesse
 
Éste, ayudado por sus dos enfermeras, dio muerte a 30 niños discapacitados envenenándolos con fenobarbital y cuando se disolvió la división un año después, Wesse se aseguró de que los 183 niños restantes fueran llevados a otras instalaciones en las que corrieron igual suerte.
 
La iglesia
A finales del Siglo XIX fueron muchas las nuevas iglesias católicas que empezaron a construirse de la región germana de Niederrhein.
Los habitantes de Kirspel Waldniel, municipio perteneciente a la parroquia de Schwalmtaldom, comenzaron las obras de la suya en el lugar que hoy ocupa la capilla de la Kent School.
 
DSC02781DSC02862DSC02872DSC03211DSC03217DSC03239
 
Para obtener fondos se recaudaron donativos entre los fieles y a pesar de los impedimentos que pusieron las autoridades religiosas de otras confesiones, el proyecto salió adelante y en 1912 la capilla de St. Josefsheims pudo abrir sus puertas al culto.
 
DSC02876DSC02885DSC02895DSC02896DSC02897DSC02902DSC02904
 
Los franciscanos decoraron el interior según el gusto de la época mientras que el artista Franz Xaver Haak se encargó de tallar los bajorrelieves que adornan el templo.
 
Hochaltar von F.X. Haak, um 1935Waldniel-Hostert, Anstaltskapelle, um 1930
 
A pesar de que el priorato estaba cerrado, durante el periodo Nazi los habitantes de la zona siguieron celebrando la eucaristía y otros actos religiosos en St. Josefsheims.
 
Hochamt, um 1970
 
Después de la Segunda Guerra Mundial la capilla fue utilizada como sede del rectorado hasta la construcción en 1978 de una nueva iglesia en Waldnieler Heath.
Desde entonces la capilla de St. Josefsheims permanece vacía.
 
DSC02887DSC02900
 
La llegada de los británicos
Acabada la guerra se utilizaron algunos de los edificios para acoger y educar a los niños en edad escolar que habían quedado huérfanos y sin hogar durante la contienda.
 
Kent-School 1963 - waldniel-hostert de
 
Otros edificios fueron ocupados por los británicos, que controlaban ese sector de Alemania, para utilizarlos como hospital de campaña.
 
TR 37511
 
En 1952 la ley que permitió la expropiación de las propiedades eclesiásticas por parte de los Nazis fue derogada y se ofreció la recompra del complejo a los Franciscanos.
Éstos, conscientes de que no podrían mantener el funcionamiento de la institución como antes de la guerra, en 1955 vendieron la antigua St. Josefsheims de Hostert a las autoridades de la recién creada República Federal Alemana.
Conforme los Aliados iban estableciendo bases militares en territorio germano, se hizo necesaria la construcción de hospitales para atender al personal castrense destinado en ellas.
 
Clemens Niesner
 
The British Army, que tenía su Cuartel General Conjunto en el cercano bosque de Hardter, alquilo los viejos edificios de la Waldniel Hostert y tras hacer algunas reformas instaló en ellos una moderna clínica para dar servicio a las bases de los alrededores.
Cuentan como curiosidad que muchos de los futuros alumnos de la Kent School vinieron al mundo precisamente en el ala de maternidad de esta clínica.
 
La Kent School
Los militares británicos destinados en la antigua RFA lo estaban por periodos muy largos de tiempo, así que se trasladaban con sus familias a las bases, que eran auténticos trocitos del Reino Unido en territorio alemán.
Este diario londinense encontrado en la base de la Royal Air Force de Laarbruch, de la que hablaremos en una próxima entrada, es buena prueba de ello.
 
RAF Weeze 102 Sep08
 
Los hijos de éstos tenía que seguir acudiendo a sus clases y por ello había numerosos colegios e institutos británicos en los alrededores de las bases.
El más importante en 1963 era el Queen’s School pero estaba al borde de su capacidad.
Por otro lado, un nuevo hospital en Wegberg ofrecía mejores y más modernas instalaciones hospitalarias, por lo que el antiguo de Hostert se empezó a reformar para acoger la que desde entonces sería conocida como la Kent School.
 
DSC02907DSC02908DSC02909DSC02912DSC02915DSC02916DSC02921DSC02925
 
Dado que la Guerra Fría estaba en pleno apogeo, la parte clínica no fue desmantelada por si era necesario volver a utilizarla en el futuro, cosa que, afortunadamente, no fue nunca necesario.
 
Straßenfront, 1987
 
En los años sucesivos se construyeron dos gimnasios, la piscina, una cafetería y un auditorio además de una estación de autobuses y algunas viviendas para los militares y sus familias.
 
DSC02978DSC02983DSC02989DSC02992DSC02998DSC03007DSC03017
 
Durante estas obras se encontraron numerosos restos humanos enterrados que pertenecían a algunos de los pacientes asesinados por los nazis entre 1939 y 1945.
De los aproximadamente 1400 alumnos que asistían a clase en la Kent School, 270 vivían en el internado y el resto llegaban a Hostert en 50 autobuses.
 
Kaz Edwards 1975Lisa Keenan 1984 2Lisa Keenan 1984Terry McNulty 1976
 
Rápidamente se ganó el apodo de “Colditz” (en referencia al tristemente famoso castillo y prisión alemán) pero más por su arquitectura gótica que por su pasado militar.
 
El cierre
A medida que fueron reduciéndose los efectivos militares aliados en Alemania, la escuela dejó de ser necesaria.
A la Kent School le llegó el turno en el verano de 1991 y las autoridades federales sacaron la propiedad, incluida la iglesia que había sido desacralizada en 1978, a subasta pública.
Afortunadamente antes de eso algunos edificios fueron clasificados como históricos impidiendo así que puedan ser demolidos.
Entre los posibles usos que se barajaron estaba el de la instalación en la iglesia y el edificio de la administración de una compañía de catering.
También se habló de un hotel, pero nada de esto llegó a buen puerto.
 
De mano en mano
En 2000 el complejo fue adquirido por una compañía de inversiones de Düsseldorf, pero cuando fue ejecutada la hipoteca al quebrar la firma en 2006, pasó a manos del empresario Elmar Janßen, quien pagó por todo el complejo la suma de 298.200 euros.
Pero lo más curioso es que Janßen, a mediados de 2007, puso de nuevo a la venta la propiedad en el portal de subastas Ebay con un precio por metro cuadrado de 29,95 euros, lo que haría un total de casi 3 millones de euros por los 108.000 metros cuadrados que ocupaba la Kent School.
Los habitantes de las localidades vecinas verían con buenos ojos la instalación de un hotel, pero la inversión necesaria, de cerca de 30 millones de euros, ha disuadido a los posibles inversores.
 
DSC03159DSC03160DSC03161DSC03162DSC03182DSC03185
 
También se habló de un recinto hípico, de un spa, de apartamentos y, curiosamente, de una clínica del corazón o de un colegio.
A pesar del apoyo de las instituciones locales, deseosas de que de una vez se haga algo en la propiedad, aún no se ha encontrado comprador interesado ni por Ebay ni por los métodos tradicionales.
 
La Kent School hoy
Casi todos los edificios permanecen sin uso desde 1991 y poco a poco están deteriorándose a causa de las inclemencias del tiempo y del vandalismo.
 
DSC03100DSC03116DSC03120DSC03125DSC03128DSC03129DSC03131DSC03139DSC03154
 
Sólo permanecen intactas unas pocas edificaciones que están arrendadas como establos para los caballos de los pastos cercanos.
 
DSC03188DSC03191DSC03195DSC03203DSC03207DSC03214DSC03215DSC03224
 
En 2009 la policía descubrió una gran plantación de cannabis en el sótano de uno de los edificios.
Ni el propietario ni el arrendador eran conocedores de la actividad que se realizaba en el edificio ocupado y se descubrió gracias al uso de una cámara térmica.
La instalación, calificada como “profesional” por la Policía, contaba con grandes focos, regulador de temperatura y riego automatizado y albergaba un total de 1761 plantas a pocos días de poder ser recolectadas.
 
droja foto rp-online punto de
 
Los responsables, un grupo de narcotraficantes belgas y holandeses, fueron detenidos y juzgados en sus países de origen.
Esta redada estuvo a punto de dar al traste con la Explo’09, una reunión de exploradores urbanos que organizaba el foro Urbexforum, pero al final pudo celebrarse bajo la firme promesa de no acercarse a la zona acordonada.
 
DSC03029
 
Como última curiosidad, y dado que el propietario no consigue venderlo, ha optado por organizar tours fotográficos y de ese modo rentabilizar un poco la, por el momento, fallida inversión.
 
DSC03238
 
Toda la información y precios están en su página web.

Texto: Tomás Ruiz
Fotografías: Daphneé García