7 de abril de 2014

El ferrocarril como fuente de inspiración artística

Hace unos meses publicábamos una entrada dedicada a El Platanito, un prototipo de automotor italo-español que no pasó de la fase de pruebas y que, aunque llegó a servir comercialmente, quedó abandonado en una estación navarra.

Gracias a ese artículo entablamos colaboración (y amistad) con Víctor Plaza, presidente de la Asociación de Amigos del Ferrocarril El Platanito.

La AAFEP no ha cesado desde su fundación de organizar actividades, siendo una de ellas la organización de una exposición titulada “El Ferrocarril como fuente de inspiración artística”.
Para ello, han contado con Jorge Calderón, Sebastián Yagüe, Jorge Cámara y con la fotógrafa de Esperando al Tren, Daphnée García.

La exposición estará hasta el próximo 26 de abril en el Centro Cultural Juan Prado, situado en la Calle Estrella de Elola, 27 de Valdemoro (Madrid).
El horario para visitarla es de lunes a sábado de 18 a 20 horas y la entrada es gratuita.

Para todos aquellos que no puedan acercarse y para los que sí que puedan y quieran ver lo que se van a encontrar, en la entrada de hoy vamos a repasar las fotografías expuestas.

Trenes abandonados
La parte fotográfica de la exposición se divide en tres apartados, comenzando por el dedicado a los trenes abandonados.
En él mostramos imágenes de diferentes locomotoras, coches y vagones que hemos ido encontrando en los lugares abandonados que visitamos.
Bajo cada fotografía hay una pequeña explicación.

La Mikado
Villarcayo (Burgos), 2012 – Desde 1991 esta vieja locomotora de vapor con matrícula 141 F 2401 yace en Villarcayo tan abandonada como la propia estación.
Aunque el paso del tiempo y los vándalos han acabado con su color original, su figura aún luce majestuosa en lo que fuera la playa de vías.

Desde la ventana
Renania del Norte-Westfalia (Alemania), 2010 – Composición de cuatro coches de dos pisos fabricados por Waggonbau Görlitz.
Estaban abandonados en el interior de una fábrica.

El correo puede esperar
Soria (España), 2008 – En la estación soriana descansan 34 furgones de Paquexpres de las series D8, D10, D11 y D12.
A la izquierda el automotor 592.200 (conocido como “Supermán”) que cubría la relación Madrid Chamartín - Soria.

El Platanito
Castejón de Ebro (Navarra), 2008 – El UT-443 fue el único ejemplar construido de esta serie.
Después de un largo periodo de pruebas y de una corta puesta en servicio el automotor, formado por 4 coches, se traslado a Castejón de Ebro con la intención de preservarlo.

El Platanito
Castejón de Ebro (Navarra), 2008 – Diferentes motivos han dado al traste con todo intento de recuperación, pero gracias a los esfuerzos de la Asociación de Amigos del Ferrocarril El Platanito en un futuro no muy lejano es posible que podamos volver a verlo en todo su esplendor.

Escondida
Valonia (Bélgica), 2009 – Una de las muchas locomotoras diesel de la serie 51 que los ferrocarriles belgas dejaron abandonadas en un antiguo depósito.

Sin destino
Valonia (Bélgica), 2010 – Al mismo tiempo que las 51, alrededor de veinte locomotoras de maniobras de la serie 73 de la SNCB fueron retiradas al un depósito del que ya nunca saldrán.

Sin estación, sin vía
Flandes Occidental (Bélgica), 2012 – Dos coches de la serie M2 fueros llevados, junto con un avión y numerosos vehículos, a un centro de entrenamiento de bomberos.
Ahora el centro, los coches, el avión y los vehículos están abandonados.

La vieja grúa
Canfranc (Huesca), 2012 – Grúa puente sobre las vías de ancho mixto en la Estación Internacional de Canfranc.
Bajo ella, cuatro coches históricos se pudren sin que nadie haga nada por evitarlo.

Enganchados
Canfranc (Huesca), 2012 – Sin esperanza de volver a rodar, estos dos coches quedaron unidos en una vía muerta de Canfranc.
Irónicamente llegaron aquí para ser preservados.

Con la oficina a cuestas
Canfranc (Huesca), 2012 – Ex coche cama WL2955 reconvertido para el servicio interior de Renfe, concretamente para la Jefatura de Obras e Instalaciones.

Mimetizados
Canfranc (Huesca), 2013 – Estos dos coches, uno de ellos de madera, casi pasan desapercibidos en la grandeza del paisaje pirenaico.
Dentro de poco, al igual que muchos de sus compañeros, se perderán en él.

Una segunda oportunidad
Rothley (Inglaterra), 2011 – Este coche de British Railways permaneció años abandonado hasta que la organización Friends of the Great Central Main Line se hizo cargo de él.
Pronto estará rodando de nuevo por la vía gracias al apoyo de particulares, empresas y voluntarios.

Una segunda oportunidad
Rothley (Inglaterra), 2011 – Misma suerte correrá esta locomotora Clase 25/3 de los ferrocarriles británicos.
Construida en la segunda mitad de los sesenta está ahora pendiente de restauración por parte de la Great Central Main Line.

Infraestructuras abandonadas
Tan importantes como los trenes son los edificios, señales, vías… La segunda parte se centra en estos elementos, normalmente mucho más fáciles de ver.

Atención al tren
Merindad de Valdeporres (Burgos), 2012 – Había señales como esta en todos los pasos a nivel sin barreras de España.
Muchas de ellas siguen advirtiendo del paso de un tren que nunca llegará.

La petite ceinture
París (Francia), 2008 – Rodeando la capital francesa y todavía visible, el “pequeño cinturón” sirvió al tráfico viajeros y mercancías hasta 1934.
La competencia de la red metropolitana fue clave en su cierre.

La petite ceinture
París (Francia), 2008 – La línea se construyó en trinchera y las estaciones estaban sobre ella, a la altura de la calle.
Sólo un pequeño tramo, que estaba unido a otra línea, continuó en funcionamiento hasta 1985.

La petite ceinture
París (Francia), 2008 – Precisamente esa parte de la explanación se utilizó en 1988 para la construcción del RER C (Cercanías).
Esta topera marca el fin del tramo abandonado.

La petite ceinture
París (Francia), 2008 – El único modo de acceder hoy es a través de la propia vía, lo que en gran medida ha contribuido a preservar parte del material.

Sin paradas
Las Infantas (Madrid), 2013 – Este antiguo apeadero perteneciente a la línea Madrid-Valencia lleva años sin servicio aunque por sus vías continúan circulando los trenes.
El edificio de viajeros está cada día más deteriorado pero aún conserva todo su encanto

¿Futuro museo?
Canfranc (Huesca), 2012 – La rotonda de locomotoras que Norte tenía en Canfranc es el lugar que podría albergar el futuro museo del ferrocarril de la localidad oscense. Desgraciadamente, si al final el proyecto se materializa, no quedará ni un solo coche que exponer.

Desvío imposible
Valonia (Bélgica), 2009 – La palanca del cambio de agujas se esconde entre la maleza. Pronto nadie podrá verla y la vía quedará cerrada para siempre.

En medio de la nada
Aldealpozo (Soria), 2008 – Muchas estaciones se construyeron lejos de los pueblos a los que servían, haciendo del ferrocarril un medio de transporte incómodo y dejándolo poco a poco sin viajeros.
Esta, perteneciente a la línea Soria-Castejón, fue una de ellas.

Final de trayecto
Merindad de Valdeporres (Burgos), 2012 – Tras décadas de obras inconclusas, el Santander-Mediterráneo jamás llegó hasta el mar y en 1985 fue clausurado.
Las pocas esperanzas de reapertura se han esfumado gracias al levantamiento sistemático (e inexplicable) de la vía.

Y se quedó esperando al tren
Yera (Cantabria), 2012 – Estaciones, túneles, viaductos… Lo único que le faltó a la ampliación del Santander-Mediterráneo fue la vía y, por lo tanto, el tren.
La estación de Yera está perdida entre montañas, aunque lejos de cerrar por la falta de viajeros, la realidad es que jamás llegó a abrirse.

Yo me bajo aquí
Corella (Navarra), 2008 – esta fue la última estación que vio El Platanito antes de quedar inmovilizado en Castejón de Ebro.
La “A” en primer plano indica que estaba catalogada como apeadero.

360 grados
Sayerce (Francia), 2013 – Aún hoy, 100 años después de que fuera construido, sorprende el túnel helicoidal de Sayerce, que mediante una curva continua de casi 2 kilómetros permite salvar un desnivel de 61 metros.

Desproporcionada
Canfranc (Huesca), 2012 – En plena montaña, desafiante, la Estación Internacional fue todo un símbolo cuando se inauguró en 1928.
La que es (porque sigue en uso) una de las estaciones más grandes de Europa sirve a un pueblo que en 2012 tenía… 512 habitantes.

Rescatados
Bajo este último epígrafe se reúne el trabajo de mucha gente, normalmente fuera de España, que gracias a su esfuerzo, dedicación e ilusión ha podido recuperar desde estaciones y vías hasta un farol original, pasando, claro está, por locomotoras, coches y vagones de todo tipo.

Acero y carbón
Llangollen (Gales), 2012 – El ferrocarril forma parte de la historia y como tal debemos preservarlo para evitar que desaparezca.
Desde la AAFEP miramos con envidia a nuestros vecinos y nos preguntamos si algún día será posible recuperar también en España esos trocitos de historia.

Sobre ruedas
Ongar (Inglaterra), 2011 – La tarea es difícil: arreglar, lijar, engrasar, pintar… pero con un poco de ayuda y sobre todo sin trabas administrativas, las viejas locomotoras disfrutan de una segunda vida.

Poco a poco
Hamm (Alemania), 2010 – Es un duro trabajo lograr que un montón de chatarra oxidada vuelva a convertirse en una joya de la ingeniería.
Esta magnífica locomotora está, más o menos, en la mitad del proceso.

De nuevo en la vía
Rothley (Inglaterra), 2011 – Esta serie de vagones de diferentes tipos vuelven a estar operativos, únicamente a falta de una mano de pintura.
Las asociaciones británicas, que viven básicamente de la explotación de ferrocarriles turísticos, no rechazan nunca material aunque no les sea “rentable”.

Un largo camino
Ongar (Inglaterra), 2011 – Recuperar una línea abandonada no es una tarea sencilla, pero la cantidad de material rodante, estaciones y vías rescatadas que hay en Gran Bretaña son una prueba evidente de que es perfectamente posible hacerlo.

Un largo camino
Ongar (Inglaterra), 2011 – Con trabajo, voluntad y ayuda privada, la herrumbre se torna brillante, las vías regresan a su lugar y los trenes vuelven a circular.
En la foto, una Clase 37 de British Railways recién pintada con sus colores originales junto a un montón de raíles y traviesas listos para ser colocados.

Un largo camino
Ongar (Inglaterra), 2011 – La vía es el inicio de todo y en España, lejos de preservarla, seguimos arrancándola obedeciendo a no se sabe qué oscuros intereses.
Las mal llamada “vías verdes” ni son vías, ni son verdes.

2ª Clase
Hamm (Alemania), 2010 – Este coche, construido en 1942, lleva años en el exterior de un taller de reparaciones.
A pesar de estar en un lugar de fácil acceso su estado de conservación es envidiable.

Farolillo rojo
Sheringham (Inglaterra), 2014 - Al final de todo convoy es preceptivo colocar una luz roja.
En este caso se ha utilizado un antiguo farol de British Railways (BR) para cumplir con la ley sin perder realismo.

Hace un siglo
Rothley (Inglaterra), 2011 – Perteneciente al Great Central Railway, esta estación se ha restaurado tratando de respetar el aspecto que tenía en 1912.
Se han cuidado tanto los detalles que hasta la iluminación es de gas, tal y como era originalmente.

Viajeros al tren
Llangollen (Gales), 2012 – Además de locomotoras, coches y vagones, las estaciones también son recuperadas cuidando hasta el más mínimo detalle.

Hacia el futuro
Sheringham (Inglaterra), 2014 – Esta línea es otro ejemplo de que no es imposible lograr los sueños.
El ayer aislado North Norfolk Railway ha sido de nuevo conectado, gracias al esfuerzo de los voluntarios, con la red nacional.
Así, pueden fletar trenes a otras partes del país y recibir a los de otras asociaciones.

Maniobras
Bitton (Inglaterra), 2013 – La pequeña locomotora de vapor Earl David empuja una composición de cuatro coches desde el depósito hasta la estación.
La mayor parte de los fines de semana y durante las vacaciones escolares se puede disfrutar de un delicioso paseo en el Avon Valley Railway.

Atasco en la gran estación
Canfranc (Huesca), 2012 – Si raro es ver la estación operativa, más extraño es encontrarse a los dos “Tamagochis” en la misma vía.
El de atrás sufrió una avería y fue sustituido por un autobús.
El de delante es el de la tarde, que llegó con su habitual retraso.

Texto: Tomás Ruiz
Fotografías: Daphnée García

3 de febrero de 2014

Base aérea soviética (Rangsdorf)

El hoy olvidado aeródromo de Rangsdorf, una pequeña localidad situada a escasos 30 kilómetros al sur de Berlín, tiene escondida mucha más historia de lo que parece a simple vista.
Sin título-7En este reportaje vamos a repasarla desde la inauguración como aeródromo deportivo hasta su abandono por parte de los soviéticos poco después de la caída del comunismo, sin olvidarnos de su época de máximo esplendor, que fue cuando estuvo dedicado a la industria aeronáutica.La construcción
En la primavera de 1935 y a la orilla del lago Rangsdorfer See, el Ministerio del Aire del Reich comenzó a levantar un nuevo aeródromo que además de los hangares, la torre de control y una gran pista de hierba contaba con una plataforma para el amerizaje de hidroaviones.
DSC08122Sin título-10DSC08072El 30 de julio de 1936, en vísperas de los Juegos Olímpicos de Berlín, se produjo la entrega oficial del aeródromo, la escuela de vuelo y el aeroclub y para la inauguración se organizó un rally internacional de vuelo deportivo y una competición de acrobacias aéreas.
buecker-museum.de 3Hasta el inicio de la II Guerra Mundial fue sede de numerosas competiciones deportivas y en el verano de 1938 se presentó allí ante la Federación Aeronáutica Internacional el Focke-Wulf Fw 61, basado en el Autogiro y bajo licencia de Juan de la Cierva, considerado como el primer helicóptero funcional de la historia.focke f61 wikipediaBücker Flugzeugbau
En 1932 el veterano oficial Carl Clemens Bücker, afincado en Suecia desde el final de la Gran Guerra, vendió el negocio que allí tenía y regresó a su Alemania natal para construir una factoría de aviones.
Un año después la empresa comenzó su andadura de manera provisional en el aeródromo del distrito berlinés de Johannisthal.

Nada más entrar en servicio Rangsdorf, que ofrecía mucho espacio y un campo de pruebas, la compañía trasladó allí sus instalaciones, comenzando en 1936 la producción, entre otros, de los míticos Bü 131 Jungmann, Bü 133 Jungmeister y Bü 181 Bestmann.
buecker-museum.debuecker-museum.de 4buecker-museum.de 2Para realizar todos los ensayos pertinentes la compañía tenía un plantel de pilotos de pruebas entre los que destacaba un nombre…

Beate Uhse
Esta mujer, que con tan solo 18 años obtuvo su licencia, se convirtió en la primera y única piloto alemana y de inmediato fue contratada por la Bücker Flugzeugbau para probar las aeronaves que salían de la factoría.beate uhse - ARDLa joven piloto resultó ser tan buena que un año después empezó a trabajar como doble en las películas del más importante estudio cinematográfico germano, Universum Film AG.

Pero lo más curioso de la vida de Beate sucedió al terminar la II Guerra Mundial, en la que participo como piloto y llegó al rango de Capitán.
Habiéndose quedado viuda con 24 años y un hijo y a causa de la prohibición de volar a los antiguos pilotos de la Luftwaffe impuesta por los Aliados, Beate Uhse tuvo que ponerse a trabajar como vendedora a domicilio.

La mayoría de las amas de casa a las que visitaba le exponían el mismo problema: con el regreso de sus maridos del frente se había multiplicado el número de embarazos, algo muy delicado en un país devastado por la guerra y con un futuro más que incierto.
Recordando las enseñanzas de su madre editó un pequeño folleto dedicado a la contracepción del que en menos de un año había vendido ya 32000 copias y poco a poco fue ampliando el negocio con la comercialización de preservativos y de otros objetos de “higiene marital” por correspondencia.

En 1962 marcó un nuevo hito histórico inaugurando su primera tienda física que además resultó ser el primer sex-shop del mundo.

Actualmente Beate Uhse AG es un imperio que cotiza en bolsa y cuyas acciones, además de haber aumentado su precio 64 veces desde que salieron, son muy buscadas tanto por los grandes inversores como por los pequeños accionistas.
Adivinad por qué.Los2710

La II Guerra Mundial
Volviendo a la historia del aeródromo, desde el 4 de octubre de 1939 y durante cinco meses éste se convirtió, de manera provisional, en el aeropuerto civil de Berlín, quedando Berlín-Tempelhof destinado únicamente a las operaciones militares.
DSC08108DSC08121DSC08222Como aliados que eran, en enero llegó el primer avión de Aeroflot procedente de Moscú y desde él salían las aeronaves de Lufthansa con destino a la capital soviética.
Una vez devuelto el tráfico comercial a Tempelhof el aeródromo paso a manos militares, estableciéndose en él el 110º escuadrón de mensajería así como aviones meteorológicos y de transporte.
DSC08112DSC08246Sin título-10Sin título-11Sin título-12Pero históricamente hablando el hecho más importante fue la salida desde Rangsdorf del vuelo con el que el coronel Claus von Stauffenberg, que daría inicio a la Operación Valkiria.
A bordo de un Junkers Ju 52, Von Stauffenberg partió hacia Rastenburg con la bomba que pretendía hacer estallar en una reunión del Alto Mando Alemán encabezada por el mismísimo Adolf Hitler.
Una vez ejecutado el plan, y sin saber que había fracasado, regresó a Rangsdorf, siendo al poco detenido y fusilado por traidor.
Desde entonces Claus von Stauffenberg es considerado como un héroe de la Resistencia Alemana.

La etapa soviética
El 22 de abril de 1945, a medida que se acercaba el fin de la contienda, el pueblo fue tomado por el Ejército Rojo y las instalaciones de Bücker Flugzeugbau, que había cesado su actividad dos días antes, fueron incautadas.
DSC08298DSC08366DSC08369DSC08372DSC08374DSC08377DSC08378DSC08385Sin título-17Sin título-25Sin título-26Al principio de la ocupación el aeródromo fue utilizado para el despegue de los escuadrones tácticos de la Fuerza Aérea Soviética que continuaban en la lucha y posteriormente para el entrenamiento de nuevos pilotos.
DSC08082DSC08106DSC08107DSC08111DSC08181DSC08203DSC08312DSC08346Sin título-24A partir de 1946 los nuevos “propietarios” convirtieron la factoría de Bücker en la base del 83º Regimiento de transmisiones y sistemas automáticos de control e instalaron allí la 825ª planta de revisión de helicópteros, especializada en el nivel de intermedio de mantenimiento de los Mil Mi2 “Hoplite” (en la foto) y los Mil Mi8 “Hip”.
mil mi 8 - Alex BeltyukovDesde 1956 y hasta su cierre, en la antigua terminal estuvo estacionado el Cuerpo de Señales perteneciente al 16º Ejército Soviético.DSC08192DSC08196DSC08198DSC08207DSC08212DSC08340DSC08396Sin título-6Sin título-19Sin título-23

Rangsdorf y la chatarra
Para mejorar el realismo de los campos de tiro que el Ejército Rojo tenía en Alemania Oriental, se transportaron por ferrocarril desde la URSS las aeronaves, camiones e incluso misiles que se iban quedando obsoletos para que fueran utilizados como blancos en las maniobras.

Carl Brent 1Hugo Mambour 2Hugo Mambour 5hugo1Ralf Stöckling 1Curiosa por lo tanto es la última etapa en activo del aeródromo, pues fue dedicada por los soviéticos a almacenar toda clase de chatarra procedente de esos campos de entrenamiento.
DRHugo Mambour 3Hugo Mambour 4Hugo Mambour 6Desde 1991 llegaron a Rangsdorf alrededor de 200 aviones, helicópteros y misiles para ser desmantelados.A la orilla del lago
Una serie de casitas de campo jalonan el bosque cercano al Rangsdorfer See y durante la ocupación soviética probablemente fueron utilizadas por los altos cargos del Partido y sus familias como lugar de vacaciones.
DSC08036DSC08064DSC08065Con la austeridad propia del comunismo pero en un entorno bucólico y privilegiado, estas dachas pintadas de azul aún conservan algo de su mobiliario y, desde luego, todo su encanto.
Sin título-5DSC08032DSC08034DSC08058DSC08024DSC08040Una de las cosas más curiosas que el visitante puede ver cuando accede a algún edificio “ex-urss” son las paredes.
Debajo de la pintura o el papel pintado y utilizadas como aislante, siempre se encuentran páginas de periódicos con caracteres cirílicos.
En el caso de esta casa las hojas pertenecían al periódico Izvestia (noticias en ruso) del 13 de octubre de 1987.Sin título-3La propaganda
Entre las dachas y el aeródromo había un pequeño aparcamiento y alrededor del mismo se exhibían orgullosos los logros del régimen.
DSC08010DSC08018Mediante paneles de hormigón con bajorrelieves, aquellos que llegaban a la base podían ver, junto a la omnipresente simbología comunista y la amenazante mirada del soldado, un resumen gráfico de los triunfos soviéticos.
DSC08004DSC08003Pictogramas que representan la energía nuclear, el petróleo, la agricultura, el Sputnik y a otras conquistas se amontonan bajo la leyenda “siempre en guardia”.
DSC08007Por otro lado, y posiblemente en honor al Cuerpo de Señales del que hablábamos anteriormente, un segundo panel reza “Sin comunicaciones no hay control, sin control no hay victoria
DSC08015Otros dos bajorrelieves más pequeños y con frases difícilmente traducibles al castellano arengaban a todo aquel que estacionara allí su coche.
Sin título-1Sin título-2Así mismo, en la mayor parte de los edificios podemos encontrarnos con murales con textos e ilustraciones propagandísticas.
Sin título-22El Camarada Lenin, la promoción del deporte, frases resaltando la importancia de la disciplina y hasta el dibujo de un MiG-23 decoran paredes de aquí y de allá.
Sin título-14DSC08316mig abandonaliaY en una de ellas, posiblemente marcando el año de una reforma, este número no deja de recordarnos que el “Gran Hermano” soviético lo vigilaba todo.DSC08390Situación actual
En virtud de los diferentes acuerdos internacionales tras la reunificación, las numerosas bases soviéticas que había por todo el territorio de la RDA fueron desmantelándose y hombres y material fueron repatriados.
DSC08265DSC08267Sin título-15Sin título-16Sin título-18Los últimos representantes del Grupo Oeste de las Fuerzas Aéreas Soviéticas abandonaron Rangsdorf en 1994, pasando su propiedad a la República Federal Alemana que posteriormente la cedería al Estado de Brandemburgo.
DSC08079DSC08080DSC08090DSC08158DSC08160DSC08219DSC08229DSC08257DSC08263DSC08271DSC08408Sin título-8Sin título-13Sin título-21Mientras que algunos edificios como el aeroclub se rehabilitaron, la mayor parte del campo de aviación se cerró, limitándose a vallarlo y a colocar algunos carteles de advertencia, como este que “prohíbe la entrada y la conducción por el antiguo cuartel militar” y que informa de la existencia de “un considerable riesgo para la vida y la salud en particular en las instalaciones subterráneas de munición”.Sin título-27
Agradecimientos
Por la colaboración prestada queremos agradecer expresamente su ayuda a Hugo Mambour de Red Stars over Germany, y a Juan de la Cruz López de Abandonalia.

También queremos expresar nuestra gratitud al Bücker Museum, que desde el año 2000 no sólo cuenta la historia de la factoría Bücker sino que además permite conocer “en persona” sus magníficos aviones.

Texto: Tomás Ruiz
Fotografías: Daphnée García (exceptuando las cedidas, cuyo autor o procedencia está escrito en la propia foto)

Reportajes en Abandonalia y en Última Visita