17 de noviembre de 2008

El Aerotrén (l'Aérotrain) - Segunda parte

Esta es la segunda parte del reportaje. Para conocer la historia completa es necesario leer la primera parte.

El final del sueño
El 17 de julio de 1974 se decide suspender el proyecto.
Sólo habían pasado unas semanas desde la firma del contrato cuando el nuevo gobierno presidido por Valéry Giscard D’Estaing pensó que el nuevo vehículo no era económicamente viable, que no sería una solución para el transporte suburbano y, ante todo, que era “demasiado moderno”.
El ejecutivo se desmarcó Aerotrén alegando hipócritamente que “se había sacrificado a la política de austeridad”
Curiosamente pocos meses después, el Presidente de la República anunciaba a bombo y platillo el inicio de las obras del tren de alta velocidad París – Lyon.
A modo de anécdota podemos señalar que la mujer de Giscard D’Estaing era nieta del más importante metalúrgico francés, Eugène Schneider.
La empresa, propiedad de la familia, contribuyó notablemente en la campaña electoral. Y casualmente el imperio Schneider era el encargado de construir los puentes de la catenaria... del TGV.
Y para entender mejor por qué Creusot, un pequeño pueblo de 26000 habitantes, tiene una estación del TGV, diremos que allí estaba la sede de la Schneider y que Eugène fue su alcalde.
Tras la muerte de Bertin en 1975, la Société de l’Aérotrain continuó investigando un par de años más, pero sin el apoyo gubernamental la empresa resultaba casi imposible.
El Aerotrén hará su último viaje el 27 de diciembre de 1977. Los diferentes modelos habían recorrido decenas de miles de kilómetros y transportado con éxito a más de 15.000 personas.

El reconocimiento
Hubieron de pasar casi 30 años para que el pueblo que viera los primeros ensayos del Aerotrén rindiera el merecido homenaje a Bertin y su equipo.

En 1994 se encargó al artista Georges Saulterre una monumental escultura que ornamentase la primera de las dos rotondas que estaban construyéndose en Gometz.

La obra, que representa al Aérotrain Expérimental 01, mide casi 3 metros de largo y su altura alcanza los 5.

Paralelamente, en la rotonda construida sobre el antiguo emplazamiento de la base de Gometz, se colocaron varios elementos de la vía y una placa conmemorativa que recuerda la fantástica aventura.

Su nombre “Rotonda del Ingeniero Jean Bertin

A pesar del fracaso del Aerotrén y de haber invertido grandes sumas de dinero, la compañía fundada en 1956 por Jean Bertin siguió adelante.
Bertin Technologies es hoy una prestigiosa firma de ingeniería que emplea aproximadamente a 500 personas.
Irónicamente, uno de sus principales clientes es... el Estado Francés.
El fenómeno del “cojín de aire” tampoco ha sido olvidado.
Actualmente se utiliza en lugares tan diferentes como la plataforma de lanzamiento de los cohetes Ariane en Kourou o en el sistema de desplazamiento de las tribunas del Stade de France en París.

Los modelos de Aerotrén (1969 – 1977)
1969 – L’Aérotrain Suburbain S44 (44 plazas)


Se diseñó este modelo para facilitar las conexiones desde el centro de las ciudades hasta los aeropuertos y otros trayectos suburbanos.

Se propulsaba con un motor eléctrico fabricado por Merlin-Gérin que se alimentaba mediante dos raíles de aleación de aluminio situados junto a la vía y que suministraban una corriente continua de 1500 voltios.

El tramo de ensayos tenía una longitud de 3 kilómetros y transcurría paralelo a la línea de Gometz. Hoy no queda más que la tela asfáltica que servía de base, pues fue desmantelado al poco tiempo de suspenderse el programa.

Podía alcanzar velocidades de 200 Km/h, siendo la de crucero de 170.

1969 – L’Aérotrain I-80 “Orléans” (80 plazas)

El prototipo “Orléans” era un modelo completamente funcional y de haber prosperado el proyecto seguramente se habrían decantado por un diseño similar para su uso comercial.
Se construyó en duraluminio (una aleación ligera) y fue presentado oficialmente el 7 de julio de 1969 en el aeropuerto de Le Bourget.

Sus dimensiones eran de 25,6 metros de largo, 3,2 metros y 3,3 metros de altura, teniendo una capacidad para 80 pasajeros, la tripulación y hasta 1700 kilos de carga.

Pesaba 20 toneladas y contaba con una hélice carenada de siete palas de 2,30 metros de diámetro. Ésta era impulsaba por dos turbinas gemelas Turmo III E3 fabricadas por Turbo-Méca con una potencia de 1500 CV cada una.

La sustentación, que lo mantenía 3 milímetros por encima del raíl, era proporcionada por doce compresores Turmastazou 14, seis para el soporte y seis para el guiado.

Podía alcanzar unas velocidades de crucero y punta de 250 y 300 Km/h respectivamente.

El frenado normal se hacía mediante la inversión de la hélice, mientras que el de emergencia se haría mediante un freno de fricción en el carril central o desplegando los paracaídas alojados en la parte trasera.

El 7 de marzo de 1970 La Poste emitió un sello dedicado al Aerotrén. En él se podían ver dos imágenes del I-80. Su valor, suponemos que no casual, 80 céntimos.

Fue en 1973 cuando el vehículo regresó a los hangares de UTA en Le Bourget para ser dotado de una nueva propulsión.

1973 – L’Aérotrain I-80 HV (80 plazas)

La evolución del modelo anterior fue bautizada añadiendo a su nombre las letras HV, acrónimo de “Haute Vitesse” (alta velocidad)
Al “Orléans” se le retiró la hélice, que fue sustituida por un reactor JT 8 D7 de Pratt and Whitney equipado con un silenciador desarrollado por Bertin & Cie.
Se añadieron también cuatro compresores Turmastazou 14 a los doce originales, haciendo aún más fiable la sustentación.
El conjunto pesa ahora 24 toneladas (4 más que el I-80) pero la velocidad de crucero pasa a ser de 350 Km/h.

Aunque la velocidad máxima se estimó en 400 Km/h, el 5 de marzo de 1974 el Aerotrén I-80 HV rompe el record para un vehículo terrestre sobre carril al llegar a unos impresionantes 430,4 Km/h.

Recorrido (Línea de Chevilly)

Por fin se obtuvo la financiación necesaria para construir una vía de ensayos de mayor longitud, pues los apenas 7 kilómetros de la línea de Gometz resultaban insuficientes para las pruebas a alta velocidad.

Los 18 kilómetros proyectados fueron construidos por 120 obreros bajo las órdenes del ingeniero Boutaud entre las localidades de Ruan y Saran. Una vez superada la fase de ensayos estaba previsto que formaran parte de la primera línea de Aerotrén, que uniría París con Orléans.
Su trazado discurre paralelo a la línea ferroviaria.

A ambos extremos de la línea están las bases de Ruan y Saran, que no eran más que simples plataformas en las que se daba la vuelta al vehículo.

Pero aproximadamente a mitad de camino está la base de Chevilly, donde se guardaba el Aerotrén y estaban las oficinas de esta parte del recorrido.

Los motores de los prototipos utilizaban combustible de aviación (JET-A 1) y era en la base central donde repostaban.
Entre lo poco que se conserva está el surtidor. Con cierta dificultad se puede ver en sus costados el logo de la petrolera ELF.

Después de un incendio, el hangar resultó un lugar muy peligroso a causa de los desprendimientos, por lo que tuvo que demolerse. Este es el estado actual de la antigua estación.

El elevado coste ha impedido que las bases y la vía hayan sido desmanteladas. Cuando es inevitable se retiran sólo los elementos necesarios, como se puede ver en las obras de construcción de una autopista.

Gracias a eso, el Aerotrén no ha desaparecido para siempre.

¿Qué ha sido de los Aerotrenes?
Al terminar los ensayos, en el hangar de Gometz la Ville se guardaron los vehículos 01, 02, S44 y Tridim.

Durante un tiempo se mantuvo la vigilancia, pero una vez que ésta desapareció las instalaciones fueron saqueadas.

La Société Bertin, viendo el mal estado de los prototipos, optó por trasladarlos a un hangar más pequeño y fácil de cerrar. Se le denominó cariñosamente “El hall del Cojín de aire”
De este modo, los modelos pequeños se pudieron salvar.

El Aérotrain Expérimental 01 fue restaurado en 1989 para exponerlo con motivo de la celebración de los 20 años del pueblo de Cergy.

Recuperó su aspecto original y tras la exposición fue guardado en la sede de Bertin Technologies en el pueblo de Plaisir.

El 02 y el Tridim permanecieron en el pequeño hangar hasta que, en pésimo estado, la compañía los llevó a su sede a principios de los 90.

Ambos fueros recuperados por la Association des Amis de Jean Bertin y el 02 ya ha sido completamente restaurado.

El S44, que hubo de quedarse en el hangar de Gometz a causa de su gran tamaño, continuó deteriorándose hasta que la televisión gala emitió un programa dedicado al Aerotrén.
Pocos días más tarde el S44 apareció misteriosamente incendiado.

Se constituyó entonces una asociación con el fin de crear el Museo del Aerotrén, cuyo primer trabajo sería recuperar los vehículos.
El S44 fue transportado a una nave cedida por el Ejército en la cercana base militar de Bricy.
Allí se comenzó la limpieza y la renovación estética, pero pocas semanas después el Ejército decidió repentinamente prohibir el acceso a la base a los miembros de la asociación.
Por otro lado, el I-80 había quedado guardado en el hangar de la estación de Chevilly y, como el resto de modelos, fue poco a poco deteriorándose.

Como este prototipo siempre fue propiedad del Estado, la asociación trató de obtener el permiso para trasladarlo del Ministerio de Transportes.
Desgraciadamente, el I-80 fue completamente destruido por un incendio (cuyas circunstancias no se esclarecieron nunca) la madrugada del domingo 22 de marzo de 1992.
De nuevo la ironía quiso que un par de día más tarde llegara a la asociación el permiso para su traslado.
Sin el S44 ni el I-80, la asociación que pretendió rendir homenaje al esfuerzo de Bertin y su equipo mediante la construcción de un Museo del Aerotrén no tuvo más remedio que desaparecer.
Lo último que se supo del S44 es que, cuando el Ejército abandonó la base de Bricy, lo que quedaba de él fue completamente destruido.
Los restos calcinados del último Aerotrén fueron desguazados en febrero de 1997.

Mapa de los puntos notables
Pulsa aquí para conocer las coordenadas de los lugares de los que hemos hablado en la entrada.

Para saber más del Aerotrén
- http://www.aerotrain.fr/ (francés)
- http://www.aerotrain.net/ (francés e inglés)
- http://www.bertin.fr/ (francés e inglés)
- http://www.luftkissenzug.de/index_fr.html (francés y alemán)
- http://www.jean-bertin.com/ (francés)

Agradecimientos
Este reportaje ha sido posible gracias a las aportaciones de Pierre Bouillet y Pierre-Jean Asmus, autores de http://www.aerotrain.net/ y de http://www.aerotrain.fr/ respectivamente, que nos han cedido su documentación, fotografías y vídeos.
Las imágenes de vehículos e infraestructuras antiguas pertenecen a dichas páginas, siendo de “Esperando al tren” las que muestran el estado actual de las líneas.

También hemos contado con la colaboración de Daphneé García, del Club CELA.
 
En memoria de Jean Bertin (1917-1975)
 

35 comentarios:

Umpi dijo...

No dejas de sorprenderme...que gran trabajo!!!!!

Enhorabuena!!!

Anónimo dijo...

Hola, soy Antuan.

Excelente reportaje sobre los aerotrenes, otro ejemplo de ingenio que acabó en la nada y que algún día la humanidad se arrepentirá de lo cruel que ha sido con estas joyas de la ingeniería.

Es muy triste ver lo que ha pasado con las instalaciones pero sobretodo con los vehículos, es lamentable. En fin, lo de casi siempre.

Saludos.

Antonio dijo...

Impresionante y desolador por partes iguales. Gracias de nuevo.

Sergio dijo...

Todo un trabajo si señor!!!, felicidades por el resultado y por las fotos por supuesto.

Un saludo.

Carlos dijo...

Magnifico trabajo.

Felicidades.

Stewie dijo...

Gracias Umpi. Es todo un honor que a exploradores urbanos de tu talla les guste el artículo.
Cuando quieras lo re-visito contigo ;-)
Un saludo

Stewie dijo...

Antuan, que escribe su comentario, es la persona que ilustró con un vídeo maravilloso un viaje imaginario entre Salas de los Infantes y Castrillo de la Reina uno de los reportajes del Santander - Mediterráneo.
Su página es http://www.punchinout.com/vapor3d/ y cualquier amante de los trenes debe tenerla entre sus favoritos.
Un saludo y gracias.

Stewie dijo...

Como ves, Antonio, la historia se complicaba aún más en esta segunda parte.
Creo que es la historia que más me ha gustado investigar y la que más me ha costado escribir.
Como muy bien dices, impresión y pena. A partes iguales.
Gracias, como siempre, por tu apoyo.
Un abrazo.

Stewie dijo...

Sergio y Carlos, os agradezco de verdad que os hayáis tomado la molestia de escribir un comentario.
Sé que es un hacerlo, pero con casi 500 personas que han leído ya el artículo, es muy gratificante saber que a alguna de ellas le ha interesado lo suficiente como para dejar su opinión.
Y además es buena.
Gracias.

goiko dijo...

Excelente reportaje, me ha encantando, que pena que hayan acabado asi algunos vehiculos.

saludos

Stewie dijo...

Lo único un poquito positivo de que haya terminado así es que le da un aire mítico, tipo Marilyn o Kennedy.
Pero vistos los esfuerzos de Bertin y su gente durante tantos años la verdad es que produce mucha pena.
Sorpresa y pena, que diría Antonio.

Cutumino dijo...

Muy interesantes las dos partes del Aerotren. El invento y los sucesos... es una trama bipolar del eureka y la rabia a partes iguales.

Gracias

Stewie dijo...

Me alegra que te haya gustado, Cotumino.
Es una historia muy bonita aunque acabe mal.

DANI dijo...

INCREIBLE, CHAPÓ, ME HE DE QUITAR EL SOMBRERO ANTE ESTE ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN FERROVIARIA. LA VERDAD ES QUE ES MUY INTERESANTE Y COMPLETO.
LO PEOR DE TODO ES QUE EL TIEMPO, LA BUROCRACIA Y LOS BÁNDALOS LO DESTRUYEN TODO.

CONTINUA ASÍ.

Consuelo dijo...

Desde luego que es un gran trabajo. No había llegado a imaginar que pasaría tanto tiempo leyendo sobre trenes en esta página que encontré por casualidad. Enhorabuena!!

leoygano dijo...

nunca te acostaras sin saber....

Stewie dijo...

Me alegro de haberte ayudado a descubrir al Aerotrén. Es un historia que, desde la primera noticia que tuve, supe que tenía que contarla.
En unos días publicaré una ampliación fotográfica, pues he vuelto por las antiguas instalaciones y he encontrado cosas nuevas.
Un saludo.

Stewie dijo...

Gracias Consuelo.
Aunque la página está dedicada a los abandonos, se deja notar mi predilección por los ferroviarios.
Si te gusta el tema, hay enlaces tanto de abandonos como de trenes.
Saludos

Stewie dijo...

Lo intentaré, Dani, lo intentaré.
Gracias por el comentario, pues de verdad anima mucho ver que a la gente le interesa lo que haces.
Acabo de volver del Aerotrén y este año está un poquito peor. Una pena, pero bueno, como tú dices, el tiempo, los vándalos y la burocracia acaban hasta con el hormigón de las vías.
Un saludo.

QUIQUE dijo...

Me ha gustado mucho este reportaje de los aerotrenes,pero tambien me ha dado mucha pena como han acabado,gracias por el post

Stewie dijo...

Este es el abandono al que más cariño tengo. No puedo exlicarlo, pero supongo que Bertin logro contagiarme un poco su ilusión.
Gracias, Quique, por tu comentario.

Philippine dijo...

Hola, no sé quién eres pero me he emocionado con tu trabajo. Soy nieta de Jean Bertin, he vivido toda la vida entre recuerdos y fotos del Aerotrain, pero mi abuela nunca nos habló de ello, le dolía demasiado. Mi madre estaba con mi abuelo en el primer viaje del Aerotrain. No tengo muchos recuerdos de él pero era un hombre fuera de lo común y se cometió una gran injusticia, mi madre dice que lo mataron a disgustos (murió de un tumor en el cerebro). Estoy escribiendo una novela sobre la vida de mi familia francesa e investigando caí en este artículo. Gracias.

Stewie dijo...

Philippine, por favor, ponte en contacto con nosotros a través del email.

Anónimo dijo...

Felicidades por el trabajo. Triste final para una idea genial. Tan genial como Internet que ha permitido la nota de la nieta de Jean Bertin.

Stewie dijo...

Sí, lo de internet es increible. Gracias por el comentario. Al menos, cada vez que vuelo (y son muchas veces) y el avión frena en la pista me acuerdo del ingeniero Bertin.

Jerez dijo...

Hola, acabo de descubriros y estoy emocionado leyendo cada articulo. Gracias por el tiempo que les has dedicado.

Stewie dijo...

Muchas gracias, Jerez.
Espero que el resto de los artículos te sigan sorprendiendo y gustando.

Diego dijo...

La verdad mis felicitaciones, éste reportaje me conmovió muchísimo... en verdad me sacó lágrimas el saber que una obra que bien pudo cambiar el curso de la historia se convirtió en ruinas griegas, y es que griegas, ya que si éstas se hubieran apreciado, muchos secretos nos hubieran cambiado la vida para siempre.
Es un gusto que dieras a conocer esto o, como decía Bertín: “Es un trabajo de equipo. Los descubrimientos de nuestro tiempo no pueden hacerse más que en equipo. Ya no hay inventores solitarios.” en éste caso: "Ya no hay reportajes solitarios".

Gracias desde mi tierra chiquita Ecuador!

Stewie dijo...

Un saludo desde el otro lado del océano. Muchas gracias por el comentario. Me alegro de que te haya gustado.

datatraveller dijo...

es la tercera vez que leo el reportaje, y sobretodo, esta segunda parte me ha dejado .. 'intrigad'. No entiendo como han podido acabar así esos Aerotrenes, no se cúal es la razón que habrán tenido para destrozarlos y dejarlos en el olvido.

Muchas gracias por el reportaje, saludos!
Att.- Gerard Salat Estruga
FC( habitat. )

Stewie dijo...

Lo que hubiera dado yo por poder verlos...
Menos mal que la gente de Francia me dejó sus fotos.
No es lo mismo pero es un consuelo.
Yo de vez en cuando me re-leo los reportajes... y también me dejan intrigado.
Un saludo.

A.F.Cienfuegos dijo...

Un trabajo de investigación extraordinario !!
Un reportaje completisimo !!
Una fotografia fantastica !!
Lo único malo............
es la desaparición de los aerotrenes !!!!!!!!
Muchas gracias

Stewie dijo...

Gracias a ti por tu comentario.
Lástima que no haya un aerotrén en escala HO ;-)

Gibeas dijo...

Pues que decir... otro gran reportaje perfectamente ilustrado y documentado. Stewie te lo curras muchisimo tio, esto es para quitarse el sombrero. No tenia ni idea del aerotren y la verdad que tenia una pinta magnifica y creo que podria haber dado unos resultados magnificos en transporte de personas. Dicen que no era viable con el tren normal de toda la vida.. que no? montas la via del ferrocarril y entre medias la "T" invertida y asi puedes realizar tanto transporte por mercancias como transporte de personas por aerotren.. pero bueno (ironic mode on) otro gran exito de los politicos!! un apluaso por sus grandes exitos!! (ironic mode off)

Un saludo

Esperando al tren dijo...

A este abandono le tengo un cariño especial... y cada vez que voy a París; un par de veces al año; me desvío de la autopista para acompañar al Aerotrén desde Orleans hasta su final.