9 de septiembre de 2011

Abandonos abandonados 10

Terminamos el especial de verano con nuestra particular “operación retorno” y sus inseparables gasolineras.
Esta vez recorremos la N-630; que une Asturias con León; y que en apenas 20 kilómetros tiene estas dos áreas de servicio abandonadas.
Muy pronto comenzará la nueva temporada de Esperando al Tren con la segunda parte del reportaje dedicado al Secret Nuclear Bunker, pero hasta entonces os dejamos con el depósito lleno.

1. Estación de servicio Cepsa (Villamanín – León)
Compuesta por dos estaciones, una en cada lado de la calzada, esta gasolinera lleva cerrada desde el año 2008.
Empezamos con la situada en dirección norte (Asturias):
N 001N 004N 005

Las pistas, aún cuidadas, confunden a más de un automovilista:

N 007N 008N 009N 010N 011

Y a los surtidores solamente les faltan las mangueras para estar completos:

N 014N 019N 021N 023

Otros elementos de la pista también están en perfecto estado, como la zona de carga de combustible o las máquinas expendedoras:

N 025N 026N 028

Incluso la tienda presenta un aspecto envidiable:

N 031N 032N 034N 035N 036N 037N 038N 039N 040N 041N 043N 044

La situada en dirección sur (León) es muy similar, aunque tiene una importante diferencia que veremos al final:

S 001S 002S 005S 008S 009

La tienda está cerrada, pero en ella se quedaron un montón de artículos como chicles, golosinas o recambios:

S 012S 014S 015

En esta estación, además de surtidores y tienda, había un túnel de lavado con sus correspondientes aspiradores:

S 016S 018S 019

2. Estación de servicio Repsol (Arbás del Puerto - León)

Perdida en plena subida al Puerto de Pajares estaba (porque ya ha sido demolida) esta gasolinera con restaurante:

001002006008009010011

Las grandes nevadas y la competencia de la autopista, que evita el puerto, propiciaron su cierre en el año 2007.
A pesar de ello su aspecto es sorprendentemente bueno:

013014017020021022023024025026027028029031032033034036

De la tienda, sin embargo, poco quedaba ya:

037038041042045046048050053

En el exterior, los aseos:

055056

A pocos metros de la gasolinera estaba el Bar-Restaurante Astur-leonés:

057061062063064

Del interior poco quedaba visible:

065066068069071072074

Nos alejamos ya del verano y de las gasolineras emplazando a todos nuestros lectores para la nueva temporada que está a punto de comenzar:

076

Pero antes de despedirnos, permitidnos recomendar el Club Cela, un lugar en el que nos damos cita todos los que disfrutamos con los abandonos y en el que estaremos encantados de recibiros:

077

Fotografías: Daphneé García y Tomás Ruiz

5 comentarios:

José Luis Fernández García dijo...

A día de hoy solo queda el solar

The Awakenings dijo...

Por "cercania" te comento, la de Arbás el gran problema que tenía es que al estar en medio de la nada, no había mes que no les diesen algún palo por la noche.

Las de Villamanin si tenían movimiento, pero no es la primera persona de la zona que me dice que la gasolina era una literal mierda, los depósitos deben tener fisuras con bastantes filtraciones de agua desde hace décadas. A día de hoy la del lado sentido León tiene malla de obra cerrándola alrededor, no me extrañaría que la vayan a dar un repaso y la dejen al día y funcionando otra vez.

Entre estas y León tienes otras 2, la de La Robla, que acabara siguiendo el mismo camino, hace casi 2 años que no sirven combustible, y sera mas o menos lo que llevan con problemas para cobrar los trabajadores;

y entre la urbanización Estrella de Izar y la Urbanización Monteleón, otra Cepsa en sentido León.

Stewie dijo...

Muchas gracias por el aporte The Awakenings... Siempre ayuda mucho contar con los comentarios de la gente que lo conoció.
Un saludo.

duende_80 dijo...

Me ha encantado este reportaje ya que me lo conozco muy bien porque veraneo en Busdongo a 4kms de la extinta gasolinera de Vegalamosa (Arbas) y a dia de hoy la gasolinera de Villamanin con direccion a Leon esta abierta desde agosto, esperemos que no la cierren otra vez.

Un saludo.

Stewie dijo...

Con estos lectores da gusto, actualizando al instante.
¡Muchas gracias, duende!