5 de abril de 2020

#QuédateEnCasa

Permitidme retomar la actividad en Esperando al Tren para, simplemente, agradecer desde aquí a todos los que estáis haciendo posible que ganemos la guerra contra el Coronavirus. 
Espero no olvidarme de nadie, pero si ha sido así, no dudéis en comentármelo.

GRACIAS DE CORAZÓN…

a los sanitarios
Y a todos los trabajadores de los hospitales, que se juegan la vida por nosotros, que curan, cuidan, alimentan, llevan y traen a los enfermos y que no se rinden jamás.


a los agricultores, ganaderos, pescadores...
Que se esfuerzan todavía más de lo habitual para que no nos falten los productos frescos en nuestras mesas.


a los panaderos y la industria alimentaria
Que siguen yendo cada mañana a trabajar desafiando al virus y dándolo todo para que nosotros podamos quedarnos en casa.


a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado
Que vigilan que nuestras calles y carreteras no se llenen de esos incívicos que se piensan que la cuarentena no va con ellos... pero que además ayudan en lo que sea necesario y se juegan su salud por todos nosotros.


al Ejército
Que patrullan, desinfectan, organizan y levantan decenas de hospitales de campaña que salvan miles de vidas


a los que teletrabajan
Que mantienen el país en funcionamiento con las limitaciones que conlleva hacerlo todo desde casa o tener que hacer las reuniones por videoconferencia.



a los conductores de autobús y taxistas
Que desde el principio han estado ahí, expuestos, pero permitiendo que cada día miles de sanitarios y trabajadores esenciales puedan llegar a sus puestos de trabajo para que España siga luchando.


a los repartidores, Correos y "riders"
Que contribuyen a que el confinamiento lo podamos pasar con más comodidad, sin tener que salir de casa y así estar todos mucho más seguros.


a los camioneros...
Que en las peores condiciones, con jornadas maratonianas, con limitaciones de todo tipo, sin apenas lugares en los que descansar, asearse o comer... pero que no dejan de hacer todos los kilómetros que sean necesarios para cumplir con su extraordinaria labor.


... y a la gente como los dueños de "El Hacho"
Que teniendo cerrado por ley, sin ingresos pero pagando impuestos como si el restaurante estuviera lleno, se levantan cada día para cocinar y regalar a los transportistas comida, bebida, cafés y sobre todo, cariño.


Foto: motorpasion.com

a los profesores
Que aunque con las aulas vacías siguen dando clase y preocupándose por sus alumnos allá dónde estén.


a los teleoperadores
Que siguen detrás del teléfono para solucionarnos dudas y hacernos las gestiones que nosotros no podemos realizar.


a las residencias de mayores
Y en especial a sus auxiliares, enfermeros, médicos y demás personal quecuida, miman y acompañan a nuestros abuelillos en estos momentos tan difíciles, especialmente para ellos.


a las radios
Que es la mejor compañía posible, que informa, entretiene, ayuda y anima. En soledad o acompañado, de día o de noche, y que a pesar de la enorme caída de la publicidad, la radio y sus profesionales siempre están ahí.


a las teles
Que son una pequeña ventana al mundo y llenan las horas muertas, especialmente las plataformas de vídeo online.


y a los cámaras y técnicos de ambas
Que aunque no se les vea en pantalla ni se les escuche en la radio, son los que hacen posibles que todo llegue a nuestras casas con una calidad increíble incluso con la plantilla al mínimo.


a pilotos y marineros
Que nos traen cada día material sanitario del otro lado del mundo teniendo a sus familias confinadas y preocupadas por ellos.


a los bomberos
Que prestan todo su apoyo en la desinfección, construcción de hospitales, transporte de material... además de todo lo que ya hacen habitualmente.


a los funcionarios de prisiones y abogados del turno de oficio
Con su siempre dificilísima tarea, ahora más complicada si cabe a causa del Covid-19 y a los muchos letrados que siguen prestando servicios de guardia sin ninguna medida de seguridad.


a los ferroviarios
Que están en las estaciones, control del tráfico o al mando del cercanías, metro, larga distancia o mercancías.


a las "telecos"
Que gracias al enorme esfuerzo de sus trabajadores y técnicos y a su disposición al trabajo permiten que ahora mismo estés leyendo estas líneas... o viendo la tele... o trabajando... o en contacto con tu familia por videollamada, o...


al personal de limpieza
Que cada noche recorre las calles para que no se acumule la basura, que mantiene limpios los hospitales, fábricas, residencias... Una tarea tan ingrata como poco reconocida e imprescindible.


a los científicos, laboratorios, farmacéuticas y fabricantes de material sanitario...
Con todos sus profesionales haciendo un gran esfuerzo para encontrar la cura o la vacuna del Covid-19 y para que no falten otras medicinas y el material sanitario que todos necesitamos en nuestro día a día.


... y a las farmacias
Que nos los hacen llegar.


a las compañías de electricidad y agua
Por lograr que tengamos luz y agua en nuestras casas como si la pandemia no existiera.


a gasolineras y talleres
Que casi en soledad están listos para que aquellos que necesitan los vehículos para desplazarse o trabajar no se queden nunca tirados.


a las fábricas...
Que han cambiado su producción para hacer respiradores, mascarillas y aquello que se necesita para seguir luchando contra el Coronavirus.


... y a los "makers"
Que desde sus casas hacen pantallas protectoras con sus impresoras 3D o a las vecinas que se ponen de acuerdo para coser mascarillas con las que ayudar a los que las necesitan.


a la Iglesia
Cuyos sacerdotes y monjas cuidan enfermos, dan consuelo, hacen compañía y llevan su fe a aquellos que lo necesitan.


a las ópticas
Que sólo los que necesitamos gafas sabemos lo imprescindibles que son.


a los músicos
Profesionales y "de balcón" que se empeñan en hacernos la cuarentena mucho más llevadera, animándonos a resistir y a que nos quedemos en casa.


a la prensa
Que digital o en papel, sale puntual cada día con la última hora para que sigamos informados y entretenidos.


a los bancos
Que permanecen abiertos para que podamos seguir con nuestras vidas lo mejor posible e incluso a algunas entidades que están ayudando a la gente más vulnerable a superar estos momento.


a los comerciantes
Que desde las grandes superficies hasta la más pequeña panadería del barrio han estado y están al servicio de todos nosotros.


a los hoteles
Que han cedido sus establecimientos para aliviar la presión en los hospitales y dar alojamiento aislado al personal sanitario, las fuerzas del orden y aquellos que lo necesiten.



y por supuesto, a todos los que nos quedamos en casa.
Porque sin ese sacrificio que hacemos entre todos, viendo la vida pasar desde nuetras ventanas, el virus sería imposible de parar.



Porque a pesar de este Gobierno indecente...
Que no deja de mentirnos, de servir a sus intereses partidistas, de llenar horas y horas de propaganda, de censurar a la prensa y de demostrar su absoluta incompetencia y que es responsable de todo lo que está ocurriendo.


Foto: Heraldo de Aragón

... TODO IRÁ BIEN.


Texto: Tomás Ruiz Fotografías: Tomás Ruiz / Daphneé García / Mercedes Barrio

3 comentarios:

Unknown dijo...

Grande, Tomás.

Un abrazo de lugares-abandonados.com

juanan dijo...

muy bueno encantado de volverte a ver por aqui.

Barahona dijo...

Este Tomás. Eres un genio. Además de buena gente. Un placer poder disfrutar de tus textos de nuevo. Un abrazo.