19 de julio de 2007

El FFCC Santander - Mediterráneo (2ª parte)

Este es el segundo capítulo de una serie de ocho. Si aún no has leído la primera parte, te recomiendo que lo hagas pulsando aquí.

Los antecedentes y la concesión de la línea
Un pequeño ferrocarril de ancho métrico que unía Santander con Ontaneda fue el punto de partida de un proyecto auspiciado por cuatro provincias (la propia Santander, Burgos, Soria y Zaragoza) para la construcción de una línea de vía estrecha que enlazara en Calatayud con el Ferrocarril Central de Aragón hasta Sagunto y Valencia.
Exceptuando el ferrocarril de La Robla, todas las líneas con las que se encontraba en el trayecto eran de ancho ibérico, por lo que construir este trayecto con vía estrecha era un auténtico disparate.
A pesar de ello se presentó el proyecto del Ontaneda – Calatayud en el año 1908 y se adjudicó al equipo encabezado por los ingenieros Don Ramón y Don José de Aguinaga (padre e hijo), aprobándose por el Ministerio de Fomento cuatro años más tarde.
Mientras se negociaba con las constructoras nacionales y extranjeras estalló la I Guerra Mundial, por lo que hubo de posponerse el inicio de las obras.
Fue precisamente esta contienda la que hizo ver a los gobiernos la importancia militar del ferrocarril, así que el Ministerio de Guerra consiguió que el de Fomento modificara las especificaciones para que la línea se construyera en ancho español.
De nuevo los señores Aguinaga se encargaron de redactar el proyecto, que ahora incluía la obligación de pasar por Trespaderne, hecho que explica que la línea siga hasta aquí la dirección noreste como si su destino fuera Bilbao y no Ontaneda.
Por fin, el 10 de septiembre de 1924, se consiguió la concesión de un trazado de 416 kilómetros electrificados entre Ontaneda y Calatayud con un presupuesto de 838.543 pesetas por kilómetro.
19 días después se transfirió la concesión a la “Santander – Mediterráneo, Compañía del Ferrocarril Estratégico Santander – Burgos – Soria – Calatayud”, sociedad constituida a tal efecto.

Con importantes obras ya efectuadas y por motivos financieros, se solicitó en 1927 un cambio en la concesión, reduciendo el plazo de explotación a 50 años y rebajando el presupuesto un 22%, con lo que el precio por kilómetro quedaba en 654.000 pesetas.
El trazado pasó a ser de 366 kilómetros con inicio en Calatayud y final en Cidad (provincia de Burgos), reservándose el Estado el derecho de modificar la sección Cidad – Ontaneda prevista llevándola directamente a Santander.
Aunque esta modificación otorgaba un plazo de dos años para establecer el trazado final, no fue hasta 1941 cuando se decidió la ruta definitiva.
Es muy probable que de haberse incluido en el proyecto inicial dicho tramo se hubiese ejecutado la totalidad de la obra en esta época, pero hemos de recordar que la concesión era específicamente para la línea Ontaneda – Calatayud.
Como veremos más adelante, quizá el motivo más importante para el déficit de explotación del Santander – Mediterráneo fue que jamás llegó a servir para la función que fue construido, es decir, comunicar el Cantábrico con el Mediterráneo y ambos con la Meseta.
Hay constantes referencias en las memorias de la compañía a la necesidad de terminar la línea. En la del ejercicio de 1932 (dos años después de la conclusión de todos los tramos autorizados) podemos leer: “El ferrocarril estará muerto mientras siga terminando en unos prados al pie de la divisoria cantábrica, en un pequeño lugar como Cidad, de una veintena de vecinos, sin industria alguna y sin enlace, como es su designio, con Santander, populosa población dotada de un gran puerto natural, en cuya ruta habría de atravesarse el rico Valle del Pas

Por otro lado, el proyecto de electrificación jamás se llevó a cabo por motivos que se desconocen, aunque en ningún caso fue por falta de financiación. Incluso se habían elegido unas locomotoras eléctricas Brown Boveri que no se llegaron a contratar.

Estaciones del tramo Nofuentes – Sotopalacios

11. Nofuentes (Km. 326, estación)

La estación de Nofuentes es otro ejemplo de buena conservación, ya que fue una de las primeras que RENFE (ahora ADIF) alquiló a particulares.

Sus vivos colores y su cuidado entorno nos proporcionan una agradable visión que nos recuerda a sus años de servicio.

Se conservan también los aseos y el almacén.

12. Trespaderne (Km. 321, estación)

Completamente rehabilitada y en perfecto estado de conservación, el edificio de viajeros hace las funciones de albergue mientras que el almacén es un centro de interpretación del impresionante Desfiladero de la Horadada.

Además cuenta con la ventaja de que no se ha levantado ninguna de sus vías, por lo que es aspecto es similar al que tenía antes del cierre de la línea.

La de Trespaderne era una estación de tamaño medio, aunque contaba con una derivación particular a un silo.

También podemos ver en muy buen estado el antiguo depósito que alimentaba a la hoy desaparecida aguada.

Pero quizá lo que más llama la atención al visitante es esta curiosa furgoneta reconvertida en “automotor” y rotulada con el logotipo del SM.

Se trata de una EBRO F275 Confort a la que se le han acoplado unas ruedas especiales para circular por la vía a una velocidad máxima, según el indicador que figura en sus costados, de 50 kilómetros por hora.

La estación, las vías, el paisaje y el buen estado general nos recuerda a una maqueta.

12bis. El Desfiladero de la Horadada (Km. 320)

Aunque no se trata de una estación, el Desfiladero de la Horadada merece una mención especial dentro del recorrido del SM.
Si se dispone de tiempo, y aunque la N-629 pasa prácticamente por la orilla contraria, merece la pena hacer el recorrido caminando entre los raíles.
Existe una zona de estacionamiento a pocos metros del punto de partida y para subir a la vía hay que hacerlo por detrás del puente que cruza la carretera.

Comenzando en este espectacular puente metálico de 62 metros y a lo largo de 7 kilómetros, la vía sigue el cauce del joven Ebro adentrándose en plena Sierra de la Tesla.

Nada más cruzar el río, altas paredes verticales surgen a ambos lados de la vía.

En sus escarpados riscos tienen su nido cientos de aves rapaces, como buitres, gavilanes y azores.

Más adelante nos encontramos un par de casetas (probablemente del servicio de Vía y Obras) prácticamente en ruinas así como alguno de los postes de las comunicaciones telefónicas.

Los muros de contención que impedían los corrimientos de tierras se utilizaron tanto en las numerosas trincheras como en las zonas colindantes con el río.

A 4 kilómetros del inicio tenemos un túnel de una longitud de 300 metros y con espacio para doble vía. Atravesarlo es una experiencia interesante, y aunque no presenta mayor dificultad, recomiendo llevar una linterna, pues una sorpresa (muy agradable) suele aguardar en su interior.

Ya al final del desfiladero hay un paso a nivel, una fábrica abandonada con su caseta de transformación y un cobertizo derruido.

El tiempo estimado para la excursión de 2 horas (sólo ida), pues la mayor parte del tiempo hay que caminar sobre el balasto o las traviesas.

Entre las recomendaciones, llevar calzado que sujete el pie, agua abundante y la linterna para el túnel.

13. Oña (Km. 312, estación)

En Oña se da la paradójica situación de que, mientras el edificio de viajeros está más o menos bien conservado y el almacén ha sido restaurado y convertido en un polideportivo, el resto de las instalaciones están completamente destruidas y prácticamente ocultas por la maleza.

Así, la marquesina de la vía de sobrepaso es una ruina total que incluso resulta difícil de ver entre la auténtica “selva” que crece entre los raíles.

En los alrededores de la estación de Oña encontramos numerosas fábricas y edificios abandonados, como este situado justo encima de la playa de vías.

14. Terminón-Castellanos (Km. 306, apartadero)

Dicen en Terminón que el motivo por el que la estación está tan alejada del pueblo aunque la vía pase por él se debe a la intervención de un alto cargo político. Según contaban los vecinos, el político en cuestión tenía unas tierras baldías en la zona y la llegada del ferrocarril le permitió deshacerse de ellas vendiéndoselas a la compañía, supuestamente que a cambio de algún tipo de prebenda.

En cualquier caso, la explicación oficial es que estaba a medio camino entre los pueblos de Terminón y Castellanos de Bureba para dar servicio a ambos, algo muy habitual en la época y que en la práctica no daba buen servicio a ninguno de los dos.

Tanto el edificio de viajeros, que fue utilizado como vivienda, incendiado y saqueado, como la caseta de los servicios son una ruina hoy en día.

A pocos kilómetros del apartadero aún se mantiene en pie la casa del paso a nivel que atraviesa la carretera Bu-P-5028.

15. Poza de la Sal (Km. 301, estación)

El pueblo que viera nacer a Félix Rodríguez de la Fuente también tenía su presencia en el Santander – Mediterráneo, aunque lamentablemente a 5 kilómetros de la localidad.

Así que en medio de ninguna parte, se alzaban el edificio de viajeros…

…el almacén…

...la caseta de los servicios...

… y la pequeña marquesina de la vía de sobrepaso.

La estación mantiene las vías, pero el conjunto presenta un deplorable estado, tanto en el interior como en el exterior.

A 50 metros en dirección Burgos existe un paso a nivel, con casa y caseta, mucho mejor conservado.

16. Lences (Km. 296, apeadero)

Este apeadero está habitado, por lo que el estado de conservación es bueno. Tenía sala de espera, una vivienda completa (para el capataz) y una casetilla de Vía y Obras. El andén medía algo más de 200 metros.

17. Arconada (Km. 292, apartadero)

Aunque estuvo habitado por un tiempo, como atestigua esta fotografía del interior, el pequeño apartadero de Arconada está de nuevo abandonado.

Quizá por ello es de los pocos que conserva la caseta de los servicios.

Desde la vecina Lences y hasta la estación de Los Ausines (a 66 kilómetros), ADIF ha levantado las vías.

18. Lermilla-Quintanarruz (Km. 284, apartadero)

Ni el tiempo ni los vándalos han respetado esta estación. Tanto el edificio de viajeros como el de los servicios están completamente en ruinas.

Aunque de la aguada sólo queda la base, el depósito (del diseño típico del SM) se conserva bastante bien.

Y como viene siendo habitual, el deseo de servir a dos pueblos a la vez la situó en medio del campo, en la carretera que une ambas localidades.

19. Peñahorada (Km. 273, estación)

Que la estación de Peñahorada esté situada a más de un kilómetro del pueblo aunque las vías atravesaban sus calles, es otro de los misterios del diseño del SM.

El interior está actualmente “okupado” y en el piso de arriba hay numerosos objetos de aseo personal, así como ropa y calzado. En lo que era la sala de espera hay ahora algo de mobiliario y los restos indican que la antigua chimenea todavía es utilizada para calentar las dependencias.

Se conservan en un estado aceptable tanto el edificio de viajeros como la caseta de los servicios y el almacén, sin embargo, de la marquesina de la vía de sobrepaso sólo quedan las paredes.

Poco antes de llegar al pueblo, la línea cruza la carretera, manteniéndose casi intactas las instalaciones del paso a nivel.

Si se dispone de tiempo es recomendable recorrer a pie el tramo de apenas 3 kilómetros entre Peñahorada y Villaverde, ya que constituye uno de los paisajes más hermosos por los que discurre el trazado.

20. Villaverde de Peñahorada (Km. 270, apeadero)

Villaverde de Peñahorada era famoso por la hoy abandonada cantera Polar, a la que dedicamos una entrada en este blog.

Muy cerca de ella estaba el apeadero, cuyas instalaciones se limitaban a un pequeño edificio de viajeros y a la caseta de los servicios.

Y también muy cerca de ambos, las ruinas de una iglesia, al pie de la montañas y en medio de la nada.

21. Sotopalacios (Km. 265, estación)

Al contrario que la de Peñahorada, la estación de Sotopalacios estaba dentro del pueblo. Quizá por eso o por su cercanía a la capital, aunque las instalaciones no están destrozadas sí que han sido víctimas de los “artistas” del graffiti.

El edificio de viajeros, si exceptuamos las pintadas, presenta un estado bastante bueno e incluso conserva alguno de sus cristales.

Aunque desde fuera parece estar intacta, la visita al interior de la caseta de los servicios nos revela la caída de la techumbre, al igual que en la marquesina.

Y el almacén permanece cerrado, pero parece que el techo correrá la misma suerte que en los anteriores.

Coordenadas de las estaciones
Pulsa aquí para ver un mapa con la situación y coordenadas GPS de las estaciones del tramo y de otros puntos de interés.

Ir a la tercera parte >>>

33 comentarios:

Anónimo dijo...

me ha encantado leer los comentarios asi como las fotografias, un gran trabajo espero algún dia poder visitar la zona, un saludo de cristinita,
agur

Stewie dijo...

Muchas gracias, Cristinita :-)
Yo que tú no esperaría mucho para visitarlo, porque cada día hay menos cosas y está más deteriorado.
¿vives muy lejos? Anímate.

Antonio dijo...

Aunque ande de vacaciones, procuro no perderme esta serie. Un saludo.

Stewie dijo...

Jejejeje... yo también estoy de vacaciones... pero dejé hechos los deberes antes de venirme a Francia y sólo le di al boton de publicar ;-P
Gracias por seguirme incluso fuera de casa.

Anónimo dijo...

La de Lermilla en el km.284 es la del pueblo de mis padres y mis abuelos. ¡¡Cómo me ha gustado leerlo!! Todavía tenemos casa allí y voy siempre que puedo porque el paraje es espectacular. ¿Para cuándo la tan esperada vía verde en el SM? A estos pueblillos les vendría de cine... Tenemos una Asociación de Amigos de Lermilla con 120 socios, ¿hay algo que podamos hacer juntos para recuperar estos lugares tan emblemáticos? Muchas gracias por tu trabajo y sigue adelante. Burgalesa de Lermilla.

Stewie dijo...

Gracias, burgalesa. Hoy precisamente he pasado por la zona volviendo de un viaje :-)
Es precioso todo ese tramp ¿verdad?
Lo único que sé de la vía verde es lo que viene en la página oficial, es decir: http://www.viasverdes.com/viasv_htm/vv_santander.htm
No creas que me hacen mucha gracia, pues vía verde es sinónimo de quitar la vía, cosa que me da mucha pena... pero mejor vía verde que ruina total, desde luego.

Ignacio dijo...

¿Hiciste spam en el Cela de esto? No lo recuerdo, y ya sabes que a mí esto del SM me encanta, y genial como todo lo que publicas, en tu linea de trabajo habitual... :-D

Así que de vacaciones en Francia, no te olvides de la Coke Vainille para las chicas, que luego te echan la bronca... Oyes, que las disfutes mucho. ;-)

Stewie dijo...

JAJAJAJA... por supuesto que hice SPAM... pero la audiencia cae en verano, como en al tele... jejejejje...
Ya estoy de vuelta en casa, eso sí, con mis cocacolas de sabores raros (la nueva es Capuccino)
Gracias por el comentario.

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho ya que conozco muy bien esa zona, soy de un pueblo pequeño cercano. Seguramente conozca a esa chica de Lermilla (tengo ascendentes de ese pueblo) y suelo visitarlo con frecuencia al igual que quintanarruz, peñahorada, arconada , etc. Bueno decir que lo de la via verde va lento pero se va a hacer. Saludos!!!!!!!

Stewie dijo...

No sé que edad tendrás, pero espero que hayas tenido la inmensa suerte que tuve yo de pequeño de ver este ferrocarril en funcionamiento. La salida del tren del desfiladero de Peñahorada era sencillamente magnífica.
Lástima de fotos.
Gracias por la visita y por el comentario.

Anónimo dijo...

Pues tengo 23 años y no he tenido la suerte de ver el SM en funcionamiento, pero si me han hablado de el, y mi familia lo utilizo durante muchos años..., cuentas que fue un gran acontecimiento la llegada del ferrocarril a estos pequeños pueblos (Lences, Arconada, Quintanarruz, Lermilla, Peñahorada, ....) y para los pueblos de alrededor que aunque en ocasiones tenian que andar durante varias horas desde la estacion mas cercana hasta su pueblo tenian la sensacion de estar un poco mas cerca del resto del mundo.

Saludos!!!!

Stewie dijo...

Y no sólo los de alrededor... la de Lermilla-Quintanarruz, en el medio, aunque pasa por ambos pueblo la vía, la de peñahorada, a más de un kilómetro, aunque el ferrocarril pasaba por el centro... por no decir la de Poza de la Sal, a más de 5 kilómetros...
Todo un misterio, pero bueno.

Anónimo dijo...

es cierto conozco todas esas estaciones y la verdad que su situacion es un gran misterio.La gente recorria varios kms y horas cargados con todo tipo de mercancias ,me refiero a la gente cuyos pueblos no tenian estacion como era el caso del mio cuya estacion mas cercana estaria a 6 kms aprox. es una pena que toda esa prosperidad y progreso que parecia que iba a llevar por las vias se haya quedado en el olvido....

Stewie dijo...

Ya sabes, aquí lo único que importa es el AVE. Vende más el político de turno ante un Talgo "Pato" que ante un automotor diesel en una vía secundaria.

Antonio dijo...

Me he permitido galardonarte con un premio a los blogs que hacen pensar. Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola a todos. Soy la burgalesa de Lermilla. Yo también estoy de vuelta de vacaciones y he pasado el fin de semana disfrutando de las fiestas de Lermilla. ¡¡Todo un exitazo!! Tengo 38 años y sí que he tenido la suerte de conocer el SM en funcionamiento. Mis padres tardaron en comprar coche y tuve que ir a Lermilla en tren muchas veces. Recuerdo los billetes rectangulares y chiquititos de cartulina amarilla perfectamente. En verano nos bajábamos todos los críos del pueblo a bañar al Pozo y luego con la merienda nos ibamos a esperar al tren a la estación todos los días a eso de las 6 de la tarde, para ver quién venía ese día y para saludar al maquinista. Y no te digo nada de las uvas y de las moras tan exquisitas que todavía seguimos comiendo allí cuando llega septiembre... Me gustaría saber de qué pueblo es este chico que dice que conoce la zona

Stewie dijo...

Burgalesa, me permito el lujo de "abusar" de ti y pedirte que rebusques por casa si tienes un ratillo para encontrar fotos antiguas del SM.
Más que nada por ilustrar un poco más como era todo aquello.
A mí me falta revolver por los álbumes de mi abuela, que es de Burgos.
Si encontrases alguna por ahí...
En cualquier caso, gracias por seguir atenta al blog. Y, para todos, en Septiembre habrá nuevas entradas... No es que lo tenga desatendido... más bien es que es verano, ya se sabe.

Timoteo dijo...

Me parece un desatino que en vuestro recorrido por la senda del SM hagaís mención de lo que hay o no hay dentro de cada estación. ¿Cómo sabéis vosotros lo que hay dentro de la estación de Peñahorada, si ésta se halla cerrada? Es invitar a que la gente se cuele en la casa y desvalije a su antojo. En mi opinión, para hacer una descripción de la ruta no es necesario bajar a esas interioridades.

Stewie dijo...

Estimado Timoteo:
En ningún momento se menciona que la estación de Peñahorada esté cerrada, entre otras cosas porque no lo está.
Todo, absolutamente todo, lo que hace referencia a los interiores de las estaciones es algo que cualquier persona puede ver sin necesidad de romper ni forzar nada.
Es política personal no ir más allá de lo que las barreras físicas permitan ver.
Aún así, si creyera que la publicación de ciertos datos pudiese entrañar algún peligro al edificio o a su contenido, me abstendría de publicarlo.
De hecho tengo muchos abandonos que precisamente porque considero que pueden ser destrozados jamás publicaré. Y serían las mejores entradas del blog. Pero como en ellos sí que hay peligro de vandalismo, me los tengo que guardar.
Pero dudo que nadie se interese por un cepillo usado, un tubo de pasta de dientes, una maquinilla de afeitar o un par de zapatos viejos.
En todo caso, cualquiera que pase por la carretera puede ver una puerta abierta, puerta por la que accedí al interior de la estación de Peñahorada sin forzar absolutamente nada.
Espero haberte aclarado el asunto.

Anónimo dijo...

Excelente trabajo, me ha gustado muchisimo. Animo y a terminarlo (ya que no se pudo terminar el SM).

Saludos

alberto_lezaun@hotmail.com

Stewie dijo...

Gracias.
La parte dura ya está hecha (visitar todas y cada una de las estaciones)
Ahora queda la investigación y la redacción.
Pero es un placer hacerlo cuando tanta gente apoya.

mariano dijo...

mi madre es de arconada y vivio la construccion del ferrocarril, tiene un monton de anecdotas de aquella epoca, la he enseñado tu trabajo y la ha encatado,enhorabuena y a seguir asi.
un saludo

Manuel dijo...

Hola a todo@s. soy un joven vecino de Trespaderne y me han gustado tus publicaciones sobre la línea. decir que la estación de trespaderne es la que mejor conservacion tiene de todas (desgraciadamente de las pocas)ya que en el hangar hay un centro de interpretacion y en la estacion un albergue de verano para campus deportivos.hay intencion de poner via verde desde cidad dosante a burgos, espero que el tramo oña-trespaderne siga siendo tren turístico (que horarios tiene en verano¿?).un saludo.gracias.

Stewie dijo...

El Meritrén, desgraciadamente, lo tien difícil.
Demasiados intereses en la maldita Vía Verde.
Ojalá haya solución, pero mal lo veo.

Stewie dijo...

Gracias, Mariano y gracias mamá de Mariano ;-)
Me alegro de que os haya gustado.
Ya está terminada la línea.
Espero que también os guste.
Saludos

Anónimo dijo...

Me ha hecho mucha gracia encontrar esta pagina,pues yo naci en esta linea de ferrocaril(Horna Villarcayo),mi padre era ferroviario,viaje mucho en el tren y me trae muy buenos recuerdos,fue una pena que cerraran la linea.Nosotros nos trasladamos a Barcelona ,creo que fuimos de los primeros,ewpero poder hacer una visita antes de que no quede nada.
Excelente trabajo,seguire visitando la pagina.saludos ;Jesus

Stewie dijo...

Pues date mucha prisa porque cada vez hay más "vía verde" y menos "vía de verdad"
La visita a toda la zona merece la pena.

Juan dijo...

Saludos, lo primero, felicitarte por el blog, es grandioso, sobre todo, esta parte.
Mi hermano y yo, siempre hemos sentido mucha admiracion por el Santander - Mediterraneo, y sobre todo por la parte mas cercana a nosotros (somos de Cantabria) y mas especialmente lo relacionado con el Tunel de la Engaña (ke por cierto, del cual hablo Revilla el otro dia en la television, por la polemica sobre el AVE a Cantabria). Pero bueno, al tema. La cuestion, es que ahora por motivos laborales, he tenido ke viajar por la zona norte de Burgos, viajando por Santelices, Villarcayo, Trespaderne... y al volver hacia la capital, lo hice en coche por el desfiladero de la horadada... me kede impresionado, y mas cuando me di cuenta de ke hacia mucho del trayecto junto a las vias del S/M. No hice mas ke llegar a mi hotel y visitar este blog, e ir reconociendo paso a paso lo ke habia recorrido, porke nunca me habia puesto a mirar detenidamente todo lo concerniente al S/M ke no fuese la parte cantabra.
Ojala algun dia pueda hacer alguno de esos tramos a pie, no parecen muy dificiles (y ke ademas me pica la curiosidad de la sorpresa agradable ke dices ke hay en un tunel).
Ya para terminar, solo decir ke perdon por el toston ke he escrito, y ke si hay algo ke me duele mucho en el alma, es ver como partes de esta obra kedan en el olvido y la ruina... menos mal ke gracias a la iniciativa ke has montado con este blog, podemos descubrir grandes cosas.
Un saludo

Stewie dijo...

¡Hola Juan!
Me alegro mucho de haberte podido ilustrar un poco con la historia y el recorrido del SM.
Pero he de decirte que la "sorpresa" que había en el túnel ya no está. Se trataba del Meritrén, que gracias a nustros maravillosos políticos y a su empeño en las "vías verdes" ha tenido que "exiliarse" a Salas de los Infantes.
Aún a pesar de ello, el paseo merece la pena y se hace muy facilmente.
No lo dejes.

Rotten dijo...

como complemento a tu labor, te adjunto un articulo de uan periodista de la zona donde yo vivo, sobre la ruta del desfiladero de la horadada http://blogs.eldiariomontanes.es/laengana/2013/08/21/entre-rocas-de-trespaderne-a-ona/

Esperando al tren dijo...

Muchas gracias por el aporte, Rotten. Qué pena verla sin vías :-(

juanma! dijo...

Hola,creo que es la decima vez que leo este blog y sobretodo esta entrada...magnifico! solo tengo una duda y la verdad hace muuucho tiempo que en mi cabeza esta.Cual es la sorpresa que hay dentro del tunel? aclaras que es grata...pero me mata la intriga!por favor la puedes decir?

Esperando al tren dijo...

Pues desgraciadamente ya nada, Juanma, porque en el túnel se "escondía" el meritrén, que tenía un tractor, un coche y un vagón de mercancías, creo recordar. Gracias a las maravillosas (nótese la ironía) "Vías verdes" se lo tuvieron que llevar de allí. En fin...