7 de mayo de 2012

Hospital Harold Wood (2ª parte)

Esta es la segunda parte del reportaje. Para poder entenderlo es necesario haber leído antes la primera.

Creciendo
En 1911 se produjo la primera ampliación con la construcción de un nuevo bloque.
Éste fue posteriormente fue rebautizado como Doctor John Biernacki en recuerdo del que fuera jefe médico del Plaistow.
Los años 30 supusieron un gran cambio para el hogar, pues además de ampliar su capacidad hasta las 116 camas, por primera vez y aunque de manera temporal, se ingresaron en él pacientes adultos para aliviar el sistema sanitario de Leyton.harols wood 1939Cuando en 1939 comenzó la II Guerra Mundial, el Ministerio de Sanidad desconocía el número de camas disponibles para socorrer a los heridos producidos los ataques aéreos.
Calculando que durante la primera quincena del conflicto alrededor de 100.000 toneladas de bombas sobre Londres, las autoridades estimaron que se producirían alrededor de 250.000 víctimas, lo que hacía necesario un protocolo que permitiera organizar la atención médica de la manera más eficiente posible.
Con ese objetivo nació el Emergency Medical Service, un plan de emergencia que dividía el Gran Londres en 10 sectores y del que “The Grange” pasó a formar parte.nhshistory netSe construyeron en los terrenos cabañas prefabricadas provisionales y el antiguo hogar para niños se convirtió en el Harold Wood Hospital, permaneciendo como tal al terminar la guerra.

Con la creación en 1948 del National Health Service (NHS) el centro pasó a formar parte del Servicio Nacional de Salud.

A lo largo de los años 60 se continuó ampliando el complejo con la construcción del bloque de maternidad.hwh2Fue entonces cuando el Harold Wood se convirtió en Hospital General.
Nuevos servicios y pabellones fueron añadiéndose hasta alcanzar, en 1990, la cifra de 206 camas.
plano1La historia continuará en la tercera parte del reportaje.
Ahora, si os parece, vamos a ver unas cuantas fotos.

El edificio principal
Dejando a un lado el conocido como “la Maternidad”, que veíamos en la primera parte, este edificio era el núcleo principal del centro hospitalario.hwh1Todo el complejo poco a poco fue ampliándose en un orden un tanto anárquico y cuando la falta de espacio lo hacía necesario se encargaba una nueva zona.
Por eso este edificio de dos alturas y con sus dependencias en torno a un patio central, pronto contó con dos “hermanos pequeños” de similar diseño y con una nave alargada de una única planta que acogería los quirófanos.principal

La recepciónDSC08111La recepción y sala de espera es una de las zonas más grandes de este edificio.bscap0036DSC_0095DSC_0115DSC03075DSC08091DSC08153DSC08159DSC08170DSC08173DSC08248DSC08477DSC08492DSC09207jor (20)Desde aquí, entre otras cosas, se derivaban los pacientes a las diferentes alas, se recogían las muestras para las analíticas de sangre o se daban citas previas.bscap0037DSC03073DSC08148DSC08160DSC08162DSC08493

La farmaciaDSC08098Desde este pequeño local, muy cercano a la entrada y a la recepción, se facilitaban a médicos y pacientes las diferentes prescripciones.bscap0032bscap0033DSC08118DSC08151DSC08175bscap0028DSC03092DSC08121DSC08486

Clínica ocular y unidad de pequeñas lesionesDSC08521Es una de las partes más dañadas del complejo, pues ha sido utilizada por la Policía Metropolitana de Londres para llevar a cabo sus prácticas.DSC07813bscap0002Por todas partes se encuentran puertas destrozadas o casquillos, aunque esto último no está muy claro si son de la Policía o si proceden de alguno de los múltiples rodajes que se han realizado en el antiguo hospital.bscap0107DSC08563DSC03046DSC03048Además, la unidad de pequeñas lesiones fue trasladada incluso antes del cierre definitivo del Harold Wood.DSC08313

DSC03053DSC03090DSC03093DSC07789DSC07791DSC07804DSC07808DSC07814DSC07817DSC07820DSC07939DSC08490DSC08494DSC08495bscap0007bscap0046DSC_0144DSC03035DSC_0134bscap0014DSC_0138DSC_0185DSC_0187DSC03095DSC07821DSC08075DSC08077jor (23)Por su parte, la clínica de ojos estaba destinada a las pequeñas operaciones oculares.DSC08625DSC_0142DSC07827DSC07845DSC07869DSC07873

El piso superior: los laboratorios
DSC03316
Justo encima de la recepción y la farmacia estaban situados los laboratorios.
DSC03214DSC03261DSC08187DSC08214DSC08242DSC08244DSC08541DSC08560DSC08574DSC08584DSC08597DSC08601DSC08605jor (26)En ellos se realizaban los análisis clínicos de hematología, bioquímica, histología, transfusiones y microbiología.bscap0021bscap0093DSC03340DSC08585DSC08607jor (30)jor (32)

Wards
Las sucesivas ampliaciones convirtieron el edificio en un caótico “todo” dividido en docenas de construcciones cada una de un estilo y tamaño.DSC00765DSC08276DSC08279DSC08321DSC08330DSC08368DSC08388DSC08391Además de los tres edificios anexos al principal, que estaban dedicados principalmente al servicio de ginecología y los quirófanos, a medida que se necesitaba más espacio se iban añadiendo una especie de módulos prefabricados.ward aereoÉstos estaban unidos entre si mediante un impresionante pasillo.DSC08300DSC08308jor (38)Las salas de rehabilitación, medicina general, otorrinolaringología, neurología, fisioterapia o urología así como el ala infantil que veíamos en la primera parte se repartían a uno y otro lado del corredor.bscap0009DSC_0165DSC_0188DSC_0192DSC_0194DSC00130DSC00135DSC00137DSC00140DSC00148DSC00157DSC00163DSC00169DSC00179DSC00187DSC00190DSC00195DSC00197DSC00200DSC00201DSC00202DSC00241DSC00248DSC00308DSC00331DSC00334DSC00355DSC00455DSC00461DSC03147DSC03185DSC04205DSC04232DSC04234DSC04265DSC07985DSC07991DSC08346DSC08377bscap0079bscap0081bscap0083bscap0085DSC_0203DSC_0205DSC_0246DSC03187DSC03189DSC03191DSC03197jor (16)También estaba aquí el Churchwood Hotel, un alojamiento especial para pacientes que habían terminado su tratamiento agudo pero que no disponían de instalaciones adecuadas para recuperarse fuera del hospital.DSC04213DSC00174DSC03162DSC03164DSC03174DSC03178DSC07980DSC07982DSC00219DSC04220Terminamos por hoy, pero no olvides que esta entrada continúa en la tercera parte.

Texto: Tomás Ruiz
Fotografías: Daphneé García e Iván Jaspe
Capturas vídeo: cela|tv

8 comentarios:

Alegolu dijo...

¡¡Me encanta el reportaje!! ¡Cuántos detalles se sonservan!
Espero algún día llegar a hacer uno así.
Saludos, y felicidades!!! :D

¿Lo que está esparcido por el suelo del laboratorio es sangre? :O

Anónimo dijo...

¡Por fin! :)

Me ha encantado, me sorprende que se conserva bien, que hay mobiliario, televisiones... sé que se cerró hace unos pocos años, pero sabiendo como es la gente...
Y menudo kaos de hospital, de verdad. Como fueses por 1ª vez aquello tenía que ser para dar mil vueltas hasta llegar al sitio indicado.


¡Ahora a esperar pacientemente la 3ª parte!

Stewie dijo...

Ale, Muchas gracias.
Con este abandono tuvimos muchísima suerte, desde lo impresionante del lugar hasta la posibilidad que tuvimos de pasar allí ¡3 días completos!.
Hasta nos dejaban meter los coches dentro y nos abrían si alguna puerta estaba cerrada.
Un lujo.
Lo del laboratorio lo parece, pero no lo es. Si te fijas hay unos botes con líquido rojo y algodón, suponemos que de algu o de los rodajes que se han hecho allí.

Anónimo, espero que la tardanza haya compensado. Como prometí, muchas, muchisimas fotos... y las que me he dejado en el tintero.

Daphnee Garcia dijo...

Y lo dicho la segunda parte no os decepcionará....
Es un abandono gigante,tuvimos la suerte de encontrar un plano en una de la paredes para no perdernos y aun así nos perdiamos.
Pasillo largos que nos llevaban a otras estancias y por supuesto un tercer reportaje con más sorpresas.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Stewie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Des de Dins / Fonn Drinnen dijo...

Creo no haber leido la (sin)razón del cierre del complejo hospitalitario. He quedado estupefacto. ?No se podría cambiar la presentación de las fotos? Con una galeria picasaweb y un pase de diapos enlazados en el blog? Eso del "scroll down" continuo cansa bastante. No obstante felicidades por tu perseverancia y resistencia de ultrafondista.
Saludos
Markus

Stewie dijo...

Buena sugerencia, Markus... si supiera cómo hacerlo ;-)
Aún no está explicado lo del cierre, pero en cuanto pase el verano sigo con la publicación.
El motivo es que durante Julio, agosto y septiembre disminuye un montón el número de visitas y me da rabia que el trabajo que lleva publicar una entrada así se pierda en ese "scroll-down" del que hablas.